Conversaciones con P. Bernardo Boucher sobre su trabajo en Encuentros Matrimoniales

¿Cómo Llegaste a conocer los Encuentros Matrimoniales?

Fue providencial. Vivía en san Lorenzo  y  habían 2 religiosas que trajeron a Honduras el movimiento. Yo miraba siempre a la  hermana María con otro señor en las  calles. Visitaba las casas e invitaba a la gente.  En ese entonces, ella convenció a unos 15 matrimonios para juntarse el fin de semana y luego quienes habían participado de la experiencia vinieron a pedirme que  los acompañara. Al mismo tiempo, desde hace años yo alimentaba en lo más íntimo de mi corazón este  anhelo que había surgido en el Seminario, porque los misioneros venían y nos hablaban de esto, de lo importante que es la familia. Así yo percibía  un movimiento que aseguraba el seguimiento de manera estructurada más que solo provocar un entusiasmo. Me motivó ver el compromiso de los laicos que en ese tiempo venían de Tegucigalpa hasta san Lorenzo. Yo veía esto como admirable y tal vez imitable.

¿En qué consisten los encuentros matrimoniales?

Es un movimiento a nivel mundial, organizado por zonas, en su estructura externa, por otro lado existen algunas etapas donde se comienza a pertenecer al Encuentro Matrimonial a través de un fin de semana de iniciación, un encuentro intensivo desde viernes hasta domingo. Quienes hablan adelante son una pareja y el sacerdote, así como también  hay 2 o 3 matrimonios que vienen a dar su testimonio, un testimonio que ha sido preparado. Lo que es bien específico es que  todo esto se hace en la presencia de un sacerdote, es el único movimiento donde se necesita de la presencia de un sacerdote como condición sine qua non,  es decir sin la cual el movimiento no funciona.

Es por eso que en dicho movimiento hablamos de una relación especial entre matrimonio y sacerdote. Es la relación intersacramental porque es el mismo Cristo Jesús que está actuando, pero no de manera paralela sino mas bien enfocando al mismo pueblo de Dios y ayudándonos uno al otro de tal forma que es para el beneficio espiritual y humano de todos lo que se involucran.

Luego de la iniciación está lo que se llama el proceso puente.  Consiste en dar unas 4 o 5 charlas a los que se reúnen para profundizar lo que ellos han estudiado y esto les permite conocerse unos a otros. Y luego se va decidiendo quienes desempeñan alguna responsabilidad de coordinación entre ellos para dar continuidad a través de la dinámica del Encuentro matrimonial.

Yo trabajo en Choluteca y allí nos reunimos cada semana, y algo que es especial de Choluteca es que todos los meses hay una carta especial, esto es que los matrimonios escogen de una canasta el nombre de otro matrimonio y durante el siguiente mes hacen oración por ellos y al terminar el mes hay un momento  en que se dice ¡hay correo! y se entregan las cartas, es hermoso, se crea un vínculo en la gratuidad de orar por el otro.

El número de personas a veces disminuye, porque el encuentro matrimonial no pega  en todos y hay otros que vienen el fin de semana pero su relación estaba bastante débil y afectada y les llega un momento en que ya se apartan.

¿Cuáles son los frutos de las parejas que participan en los encuentros matrimoniales?

Muchos son llamados y pocos perseveran. Como respuesta a los problemas del mundo de hoy se necesita disciplina, espíritu de sacrificio para seguir participando y a veces uno puede decir yo no necesito tal cosa, pero puede ser que los demás necesiten de ti y tu presencia.Hay una buena organización entre los que participan, son gente acogedora y muy preparada y se ven felices de estar juntos como esposos trabajando.

Hay una frase que siempre decimos y es “Cuida a tu pareja, es la prioridad de tu familia”  ya que la familia como tal tiene lazos fuertes, jamás decimos este es mi ex padre o mi ex hermano, pero si puede ocurrir que alguien sea mi ex exposa (o). Por eso debe cuidarse, porque es algo que es más frágil. Y siempre se da importancia a querer mejorar, uno no puede cambiar el modo de ser, el estilo de personalidad, pero sí mejorar para lograr una mayor comunión. Hay que favorecer lo positivo, los valores del matrimonio.

¿En qué te ayuda trabajar en este movimiento?

Yo creo que soy uno de los sacerdotes más felices de Honduras, porque lo que estoy viviendo va mas allá de lo que yo esperaba. Yo puedo contemplar muchas  cosas y aquí quisiera hacer un paréntesis. Me da una gran lección, de  que cuando se trata de tomar  decisiones fundamentales,  opciones, hacer sacrificios e ir en la buena dirección, nuestra Sociedad Misionera  en Honduras ha tomado la buena opción de preparar el clero y no así no mas, se han comprometido en el seminario menor de Tegucigalpa y el seminario mayor durante todo el tiempo que pudieron con un personal preparado y hoy día en el sur tenemos una buena cantidad de sacerdotes, porque desde el principio se ha invertido tiempo, personal, dinero y por supuesto oraciones. Hoy  tenemos hasta un obispo que viene del sur, para mi es una gran consolación y esto me ayuda también a invertir a mi vez,  tiempo en lo que un día va a producir frutos…”aunque parezcan tus pasos inútil caminar, tu vas a haciendo camino otros lo seguirán…”, por eso yo estoy con esta opción del Encuentro Matrimonial  y también con las CEBs y otras cosas por el estilo porque sé que mañana se cosecharán los frutos.

Pocos sacerdotes toman la opción de acompañar a los matrimonios, y es que es un papel exigente el del sacerdote en los encuentros matrimoniales. Yo no soy asesor. Un asesor no se moja, tiene conocimientos,  da un par de consejos y se va. En cambio en el Encuentro Matrimonial el sacerdote está bien unido a través del sacramento de la relación, y yo participo en un equipo a nivel diocesano y nacional, pero para muchos sacerdotes no hay tiempo y desde hace unos 10 años estoy al frente de los encuentros a nivel nacional.

Yo soy la persona menos indicada, tengo dificultades para hablar, para escribir,  lo único que el señor me ha dado es convicción.

Bernardo Boucher pmé, misionero en la Diócesis de Choluteca en Honduras desde 1963.

p.bernard

Entrevistado por Yanira A.

II encuentro Centroamericano de Formadores del Proyecto Ad Gentes

Queremos saludar al equipo organizador y a l@s participantes del II encuentro Centroamericano de Formadores del Proyecto Ad Gentes, que se está realizando en Cerro Grande, Tegucigalpa desde el 19 al 24 de enero. Han acudido a dicho evento personas de El Salvador, Costa Rica, Nicaragua Y Honduras.

Este encuentro marca un paso mas hacia el trabajo misionero conjunto en la preparación de misioner@s de América Central, ya que ha sido organizado por el equipo que se ha creado hace 2 años para coordinar la formación Ad Gentes en Centroamérica.

Les deseamos éxito y animo en este trabajo misionero que es responsabilidad de tod@s.

IIENC

SEMANA DE ORACION POR LA UNIDAD DE L@S CRISTIAN@S

Jesús le dice: “Dame de beber’” (Jn 4, 7), Es el lema de la semana de oración por la unidad de l@s cristian@s, que celebramos desde el 18 al 25 de enero.

El lema, tomado del encuentro entre Jesús y la samaritana, nos invita a probar agua de un pozo diferente y también a ofrecer un poco de la nuestra.

El encuentro de Jesús con la samaritana
Icono escrito por Marie Paule Dionne

La Semana de Oración por la Unidad de l@s Cristian@s constituye una ocasión privilegiada para la oración, el encuentro y el diálogo. Es una oportunidad para poder reconocer las riquezas y los valores que están presentes en el/la otr@, el/la distint@, y para pedir a Dios el don de la unidad.

CARTA DEL OBISPO DE YORO A LA SME HONDURAS

Reverendo Padre Andrés Dionne

Superior de los Padres Javerianos en Honduras

Estimado Padre:

Reciba un cordial saludo. Hago votos para que la explosión de alegría que nos trajo la Noche Buena, con el nacimiento de Nuestro Redentor, se prolonguen en su vida durante el año dos mil quince.

Navidad tiempo de los agradecimientos porque se nos ha dado la salvación y el encargo de ser misioneros de lo que hemos visto y oído. En este contexto vengo para agradecer la labor pastoral que la Sociedad de los padres Javerianos han realizado en esta querida diócesis de Yoro, en la persona de Monseñor Juan Luis Giasson, primer obispo, y el Padre Roberto Bigras.

Monseñor Juan Luis fue un hombre de Dios, tercamente humilde, sencillo, trabajador, servidor, lleno de paciencia en sus momentos finales de dolor y sufrimiento. Apoyó incondicionalmente al joven clero diocesano e hizo posible la transición hacia una Iglesia más diocesana y autóctona. Su presencia será permanente, así como ser modelo de pastor que entrega su vida sin hacer ruido y publicidad por aquellos que el Señor le confió.

El Padre Roberto Bígras, con su eterna sonrisa, cercanía y servicialidad nos deja un gran vacío en nuestras colonias y barrios de la Parroquia de Las Mercedes. Su cercanía hacia todas las personas, especialmente las más sencillas y humildes, ganaron el afecto y cariño de las comunidades. Firme baluarte para el párroco de Las Mercedes nunca dijo que no a colaborar incondicionalmente en lo que hiciera falta. Y siempre consideró su carisma evangélicamente: “es necesario que el crezca y que yo disminuya”. Fue lo que hizo con alegría, entrega y dedicación.

Es por esto, Reverendo Padre, que lo que pretendo hacerle llegar a usted, como Superior General, y a toda la Sociedad de los padres javerianos, , nuestro más profundo agradecimiento y reconocimiento por su trabajo, su carisma y su aporte insustituible a nuestra Iglesia de Honduras y, sobre todo, a la Diócesis de Yoro.

Reciba mi bendición, oraciones y el recuerdo permanente en la Eucaristía a todos los Padres de su Fraternidad. Fraternalmente en Cristo Nuestro Señor

+Héctor David García Osorio, Obispo de Yoro

 

 

El Bautismo de Jesús

jespe091

Dios se metió en nuestra piel, y esto ha sido la Encarnación hasta el extremo de la cruz; ahora Él espera que nosotr@s también nos metamos en su piel hasta el extremo de amar al mundo como Él lo amó.

Jesús se identificó con los pecadores. Se puso en la cola de los pecadores para ser bautizado por Juan. A veces pasa que nosotros buscamos a Jesús en un lugar muy lejano del que Él ha elegido para estar.

*fuente Antena Misionera

CARTA DESDE KENIA

Mis primeros pasos en este continente fueron de mucha cautela, observando, tratando de conocer el ambiente y las personas alrededor. Aunque no parezca soy una persona tímida, mis amigos se reirán al leer esto pues dirán que miento pero eso es verdad. Una vez que entro en confianza mi timidez desaparece. De primera mano me encontré con gente muy cálida, dándome la bienvenida y haciéndome sentir en casa.

Los primeros días estuvieron llenos de muchas actividades pero luego todo siguió su cauce natural y la calma llegó. Empecé un curso de inglés para mejorar mis conocimientos, practicar la conversación y vencer los miedos e inseguridades. Mi sorpresa vino cuando mi superior regional me dijo que al terminar las 6 semanas de idioma pasaría a la universidad, que estaba bien con el idioma. Los nuevos estudios eran sobre cultura africana, serían en la misma universidad donde continuaría mis estudios durante los próximos años. Sinceramente, sentí miedo. El aprendizaje en estas semanas ha sido muy excitante, he aprendido sobre todo que la tendencia natural es juzgar al otro desde nuestro propio punto de vista y solo cuando te pones en el lugar del otro verás al mundo de una manera diferente. Si para nosotros la cultura africana es extraña para ellos la nuestra lo es más. El término que usan para referirse a un extranjero es “Mzungu”. Si bien es cierto hace relación al color de la piel, no es un término discriminativo o racial y fue utilizado por primera vez por los africanos para describir a los primeros exploradores europeos. Los niños cuando te ven en la calle te gritan “Mzungu, Mzungu” con una sonrisa en los labios y un movimiento de manos saludando cordialmente. La cultura es tan rica que de las 5,000 a 6,000 culturas que existen en el mundo actual, más de 2,000 están en África. Es imposible definir entonces este continente en términos de su cultura. Incluso, aquí en Kenia hay muchos grupos culturales y eso define todo el sistema de vida de cada persona, desde su comida, creencias, forma de vestir, idiomas, etc.

Uno de los conceptos erróneos sobre África, porque así lo ha vendido Hollywood, es que la gente es salvaje o que te encuentras a los leones a la orilla del camino. Para citar un ejemplo, la mayoría de la población de Kenia habla 3 idiomas, Suajili, Inglés y su idioma natal. Los dos primeros son oficiales para toda la población y los aprenden en la escuela (sobre todo el Inglés) el tercero es lo que les da la identidad étnica. En Honduras por ejemplo, vemos que los Garífunas hablan español, muchos de ellos también hablan inglés, pero su idioma natal es el garífuna. De igual manera los Misquitos y Lencas. Nairobi es una ciudad muy grande y desarrollada. Las mejores universidades del este de África están aquí.

El concepto de Dios es más antiguo que los misioneros, nadie habla a los niños de Dios en una manera directa, pero la espiritualidad de estos pueblos va más allá de la Biblia. En cada acto de la vida, Dios creador está presente, y como la vida es un ciclo sin fin, incluso no piensan en el más allá. Para ellos existe un pasado, y Dios es más que el pasado, el presente y un futuro que puede ser un futuro cercano. Lo de la vida después de la muerte es transitorio pues creen en la reencarnación. Pero no es un concepto como lo tenemos en occidente, es mucho más complejo.

La vida en familia depende mucho del grupo étnico. EL respeto a los adultos, a los ancianos, líderes de comunidad ya sean políticos o espirituales es muy fuerte.

Pole pole (Poco a poco) voy entrando en el sistema y como dijeron muchas veces mis formadores en Honduras: el misionero debe tener los oídos y los ojos bien abiertos pero la boca un tanto cerrada, de lo contrario perderás tiempo en hablar y no en aprender. Ser misionero para mí, en este momento, es estar atento a lo que Dios me dice día tras día.

kwaheri kwa sasa (hasta luego)

Juan Ramon Moncada, seminarista hondureño en Kenia desde 2014.

Juan Ramon

Estrella de Belén

star

Ayer, caminando por las calles de mi colonia vi a una señora, una viuda, que vive de la recolección de la basura en las casas; estaba caminando, agachada, subiendo una cuesta, con su carretilla cargada con un quintal de granos que debía pesar más de 50 kilos. Al verla con su pesada carga, trabajo duro de tantos pobres que luchan por sobrevivir todos los días, pensé en la estrella que guiaba a los magos hacia el encuentro con Jesús en el pesebre. Los pobres del mundo de hoy son millones de estrellas que nos pueden encaminar hacia Jesús y lo que significa esto: conversión, ser más humanos, ser más hermanos, más solidarios. Son estrellas en el cielo oscuro de nuestros pueblos. Nos invitan a salir de nuestras tinieblas de indiferencia, egoísmo, para acoger la luz de una vida “otra”, de un futuro otro. Por eso el Papa Francisco, en su mensaje del día de la Paz para 2015, puede dirigirse a todos los pueblos, de todas las culturas y religiones para desearles la paz, y comprometiéndose e invitando a todos a comprometerse en la construcción de un mundo en paz, sin explotación, sin esclavos, donde todos seamos hermanos. El evangelio de Belén es buena noticia e invitación a caminar con todas las personas de buena voluntad a la luz del Dios Emanuel, presente en cada pobre de la tierra.

Juan Greffard pmé