Ir a la otra orilla

El domingo pasado, 22 de Marzo del 2015 marcó un hito histórico significativo en la Iglesia de Olancho especificamente en la Diócesis de Juticalpa porque en ese mismo día por primera vez hubo un envío misionero de una misionera laica olanchana.

fany1

Fany Moradel Soveida Zapata, 30 años, vive en Barrio La Sabaneta, Juticalpa, en el departamento de Olancho. Después de haber cumplido los tres años de formación ad gentes al nivel diócesano y nacional, ella ingresó y ha completado con éxito los nueve meses de formación intensiva en el Centro de Formación y Animación Misionera (CFAM) – Centro Misionero de America Central (CEMAC) el año pasado.

El envío dirigido por Mons. José Bonello con P. Celio Mencias y P. Andrés Dionne fue muy conmovido para todos los que estuvieron allí. Fany con su traje típico fue acompañada por sus familiares, sus hermanos y hermanas en la parroquia de Santa Gertrudis, los jóvenes del proyecto Ad Gentes, los de la Obras Misiones Pontificias (OMP), amigos, vecinos, y otros más. También,  los que están en el proceso en el CFAM-CEMAC este año y algunos misioneros laicos asociados a la Sociedad de Misiones Extranjeras (SME) no  se perdieron este momento muy especial.

fany

La iglesia se llenó de alegría, y todos fueron testigos del compromiso que se hizo oficialmente entre la enviada y la SME representada por Padre Andrés. Ella comprometió los siguientes seis años de su vida como misionera laica nombrada a uno de los terrenos de misión de la SME en el continente de Asia – el país de Filipinas.

Para concluir, Fany dejó estas palabras muy inspiradoras que hablan de lo que es misión y ser misionero:

“Hasta el momento he descubierto que la misión es todo un proceso cuaresmal, es un estar muriendo diariamente para dar vida, es decir un despojarse, desprenderse de sí mismo para involucrarse y preocuparse por un bien común. Me quedo con la confianza plena en nuestro Señor Jesucristo que nos acompaña hasta el fin de nuestras vidas. Y que me invita a ir a la otra orilla. Para finalizar comparto esta frase con ustedes de un escritor – si Dios nos envía por caminos pedregosos, nos dará zapatos bien resistentes para recorrerlos.”

El equipo de Redacción