ADVIENTO Buscando una estrella

Busquemos este Adviento no la estrella de oriente, sino una estrella que nos oriente y de sentido a nuestra vida. Caminemos juntos y juntas BUSCANDO ESA ESTRELLA.

PRIMER DOMINGO:

Tiempo de despertar. No te duermas, anímate, levántate, ponte en marcha, ¡Vamos! la estrella está cerca…

Inauguración del Centro Misionero Ad Gentes de América Central (CEMAC)

El día Lunes 16 de Noviembre fue inaugurado el Centro Misionero Ad Gentes de América Central (CEMAC). Se realizó una Eucaristía en la Aldea Cerro Grande de Tegucigalpa, donde se encuentra el Centro. Dicha Celebración fue presidida por nuestro Cardenal Oscar Rodriguez M. acompañado de Monseñor Guido Charbonneau, Obispo de Choluteca, los directores de las OMP de América Central, algunos sacerdotes, entre ellos, El Superior General de la SME, Martin Laliberté pmé, y otros compañeros nuestros que han colaborado en el Centro.

La Eucaristía fue una sencilla , pero emotiva acción de gracias por este hito en la Iglesia de Centroamérica. El que fue llamado el “traspaso”  del Cemac, hace realidad un sueño gestado hace muchos años por la Iglesia centroamericana.

En su Homilía, el Cardenal  Rodriguez, animó a los presentes diciendo que  “este Centro Misionero debe IRRADIAR misión”,  subrayando  que  “los jóvenes  deben tomar la misión como algo personal, a ejemplo del corazón de San Pablo…Ay de mí, si no evangelizo”. “Necesitamos misioneros y misioneras, incansables en la tarea de la Evangelización” expresó,  mientras hacía referencia al reciente sínodo de la familia que enfatiza la misión,  afirmando que “la misión no es un adorno, la misión es algo esencial”.

Nuestro Superior General, dedicó algunas palabras, con motivo de este acontecimiento, renovando la disposición de  nuestra SME en cooperar con este Centro que inicia su caminar con gran entusiasmo y esperanza, siendo un símbolo de la vocación misionera de la Iglesia de América Central.

Antes de finalizar la celebración se hizo un reconocimiento a todos y todas quienes han creído en este sueño, entre ellos la Sociedad de Misiones extranjeras, a través de sus miembros y asociados, destacando el  valioso trabajo de nuestro compañero Andrés Dionne pmé.

clip_image002¿Qué es el CEMAC?

El Congreso Misionero (CAM2), realizado en Guatemala en 2003, hizo suyo el deseo de los congresistas procedentes de América Central de tener un Centro Misionero para dar respuesta a una necesidad de formación misionera.

En 2005, el Secretariado Episcopal de América Central (SEDAC), aprovechando la experiencia de los Padres de la Sociedad de Misiones Extranjeras, había expresado el deseo de que este centro tenga su sede en Honduras. En ese mismo momento, nuestra Sociedad reiteró su disposición y compromiso de colaborar a la creación de este Centro misionero.  

Todos estaban de acuerdo en que este Centro sea fundado y dirigido por la Iglesia de América Central, bajo la guía de sus obispos reunidos en el secretariado episcopal de América Central (SEDAC) y que tenga la vocación de:

  1. Formar para la misión ad gentes, ad extra y ad intra.
  2. Preparar a los misioneros de nuestras Iglesias locales para la misión “ad Gentes” ad intra y ad extra y facilitar la re-inserción de los misioneros centroamericanos que regresan a su país después de un tiempo de misión ad extra.
  3. Relacionarse con la Comisión nacional de misiones
  4. Acompañar la pastoral misionera en la región.

El equipo del Blog de nuestra Sociedad de Misiones Extranjeras en Honduras, saluda  de manera especial a los Codirectores del CEMAC, Hna. Maria Elena Diaz y  Pbro. Hector Antonio  Bernabé Alas  y les  desea mucho éxito y larga vida al CEMAC.

CLAUSURA AÑO DE FORMACIÓN CFAM-CEMAC 2015

Hoy 14 de Noviembre se realiza la Clausura de CFAM-CEMAC 2015. Queremos saludar a los  formadores y  a las y los  jóvenes que participaron en la formación en este año. Sabemos por experiencia el mar de emociones que llevan en su corazón este día. Han finalizado una etapa y comienzan una nueva, sea cual sea el camino que han elegido tomar desde hoy, Les deseamos que conserven su amistad con Jesús, y que sea junto a él, en el lugar donde estén, que puedan ser testigos de la alegría y la esperanza. 

Equipo del Blog Smé Honduras

A continuación les compartimos los testimonios de Roberto Bigras pmé y Joel Andino, Joven hondureño en formación, sobre lo que ha sido su experiencia durante este año.

CFAM-CEMAC 2015
Cfam- Cemac 2015 de izquierda a derecha Roberto Bigras pmé, Joel Andino (Honduras), María Elena Tovar (Directora Cfam-Cemac 2015) Joice Ruiz (Costa Rica), Mark Anthony Perez (Filipinas), Yesenia Blanco (El Salvador), Joao Marinho Neto (Brasil), Tessa Krishna Milan (Filipinas)

El centro ha recibido este año 6 jóvenes que vienen de 5 países diferentes: Brasil, Filipinas,  El Salvador, Costa-Rica y Honduras.  Es el último año de presencia en Honduras para el CFAM. El proyecto sigue pero en otro país, Kenya. Sin embargo,  el CEMAC, proyecto de los obispos de América- Central,  continúa en Honduras en la misma casa.

Hoy 14 de noviembre  celebraremos  la clausura del año y el 16 de noviembre se realizará el traspaso al CEMAC.

El año se vivió en un ambiente fraternal donde se aprendió con esfuerzo a respetar los valores de cada cultura de los países de los participantes. Los conflictos son  inevitables sobre todo por la diversidad cultural. Sin embargo, yo he admirado la manera en que resolvieron eso entre ellos. Pienso que había madurez. Todos tienen alrededor de 30 años y con experiencia pastoral en su país respectivo y eso ayudó al grupo a crecer sin división.

Hemos mantenido un buen grado de formación tanto a nivel espiritual como humano y apostólico. No obstante, hemos favorecido más el aspecto apostólico donde vivieron la experiencia por más de un mes seguido además de todos los sábados. Dos hicieron su apostolado en una comunidad, una aldea a unos kilómetros del centro, dos  en un centro por personas jóvenes discapacitadas y  otros dos en un centro para personas mayores.

Para su formación espiritual y humana, cada semana tenían encuentro con una psicóloga además de un acompañamiento. Aprendieron a conocerse  y vivir una espiritualidad de discernimiento.

Personalmente me siento contento y satisfecho de esta experiencia que he vivido de acompañamiento  por un año,  pero fue para mí también un año de crecimiento en el sentido  de que la presencia cotidiana con estos jóvenes es un regalo y una gracia de Dios al mismo tiempo porque me permitió también a penetrar culturas diferentes.

 p.Roberto BigrasRoberto Bigras pmé.

Quiero comenzar mandando un saludo fuerte a la distancia a todos los miembros de esta gran familia de la SME. Les comparto la alegría que me invade al concluir este año de formación en el CFAM-CEMAC. Han terminado ya 9 meses de formación y la experiencia vivida me ha dejado un gran aprendizaje donde he tenido momentos de desafío conmigo mismo, con mis compañeros y con Dios.

Entré al CFAM-CEMAC el 13 de febrero del 2015 junto con 5 compañeros más donde aprendí la importancia de la aceptación, el respeto. En la aceptación de una nueva cultura que viene y me acepta, pero también yo la acepto he ahí el lenguaje del amor, donde no importa ni la cultura, ni las distintas formas de pensar cuando está el dialogo, el respeto del uno al otro ya sea, en los momentos cotidianos del día a día o cultural, o ideales distintos, pero lo importante es aceptar y respetar la realidad del otro, he ahí la comunicación fraterna entre nosotros y la más importante. Durante estos 9 meses comprendí y experimenté la importancia que encierra el animarnos el uno al otro, pues, cuando estamos atrapados en dificultades necesitamos la mano del hermano y no basta solo ayudarle a ponerse en pie, si no, animarle a continuar,  que siga adelante en este camino que no es fácil he ahí lo que nos dice el Evangelio “Amémonos unos a los otros como yo les amo”, Jesús se hace presente día a día en cada uno de nosotros.

Les quisiera compartir que mi tiempo en el CFAM-CEMAC  lo comparo como la gestación del bebé que esta 9 meses en el vientre de su madre, al igual que el bebé los primeros meses para mí en el CFAM fueron para adaptarme he ir aceptando poco a poco el estilo de vida de mi nuevo hogar, de mis nuevos hermanos, y es aquí donde comenzaron los primeros meses de mi nueva aventura.

Al igual que el bebé iba creciendo poco a poco y desarrollando actitudes que fui descubriendo a lo largo del proceso, al transcurrir ya estos 9 meses viene el nacimiento un nacimiento a una etapa nueva donde hay nuevos retos, nuevos aprendizajes, y nuevos compañeros, es un morir, pero también un renacer estoy agradecido con Dios y con mis compañeros de comunidad del CFAM-CEMAC por esta gran experiencia vivida, y porque son parte de esta la historia sagrada de mi vida, quiero terminar diciendo “ Animémonos unos a los otros en todo momento”.

Joel Andino (Honduras)Joel Andino

Originario de Pespire

Diócesis de Choluteca

Usar el nombre de Dios

r.p

La manera más eficaz de ocultar la ausencia de Dios en nuestras vidas, es poner su nombre como reparo para justificar todo lo que hacemos o lo que vamos a hacer. El nombre de Dios es lo más manipulable que hay en nuestro tiempo, y para ciertos grupos es el nombre más eficaz para hacer negocio. En varios círculos se jura en nombre de Dios para que unos cuantos líderes religiosos vivan como faraones, como nos recuerda en estos días el papa Francisco.

Esto hace recordar lo que dice el Evangelio, cuando Jesús advierte a sus discípulos que no deben jurar en vano, ni por Dios, ni por la Biblia, ni por el templo ni por nada sagrado. Con ello Jesús relativiza y le quita valor a la sacralización en la que se sustentaban las autoridades religiosas de su tiempo, las cuales basaban en Dios y en la religión todo su poder, su dinero y sus privilegios.

En nuestros ambientes religiosos o eclesiásticos hay dos palabras que solemos usarlas con frecuencia. El nombre de Dios y el nombre de los pobres. Hay algunas autoridades religiosas que son especialmente amigas de gentes muy ricas. Y las defienden. Sin embargo, nunca dejan de hablar en nombre de los pobres. Usan esos nombres en vano, porque a Dios se le usa para rituales y liturgias que dan legitimidad a sus prácticas insolidarias, y a los pobres se les usa para prácticas de beneficencia para aparecer como personas generosas. Hacen obras caritativas a los pobres pero nunca defienden sus derechos y sus luchas ante la gente más rica.

El nombre de Dios se usa para todo en sociedades con tanto ateísmo práctico como el de las élites nuestras. Se usa para dar legitimidad divina a los gobiernos y se usa para calmar a los pobres con unas esperanzas eclesiales que en la realidad terrena se les niega. Algunos países ponen el nombre de Dios en su dinero, al tiempo que existen líderes religiosos que llegan al extremo de bendecir bancos y negocios oscuros. Los diputados nuestros invocan el nombre de Dios para sellar la aprobación de leyes injustas y hasta lo usaron cuando años atrás sellaron un golpe de Estado.

Jesús advierte a cada uno de sus seguidores que no se puede jugar con el nombre de Dios cuando las motivaciones de fondo son de insolidaridad. Mucha gente que dice creer en Dios y que expresa una piedad externa, con sus hechos de injusticia, corrupción e impunidad está mostrando su idolatría y su ateísmo práctico. Usar el nombre de Dios para sostener privilegios y usar el sagrado nombre de los pobres para sacar ventajas personales o de grupo, es una idolatría. Ningún privilegio, poder y dinero se pueden justificar en nombre de Dios. Con Dios no podemos jugar sin caer en idolatrías que nos deshumanizan y destruyen.

Solo con el testimonio de vida sencilla, entregada en defensa de la gente oprimida podemos ser llamados hombres y mujeres seguidores de Jesucristo. El compromiso desde el mundo de los pobres, en la defensa de sus derechos ante quienes se los aplastan, es el lugar y el modo privilegiado para amar a toda la sociedad y para evitar la manipulación del nombre de Dios.

Radio Progreso y el ERIC.

Cerrando las celebraciones de los 60 años de la presencia misionera de la SME en Honduras

El pasado 7 de noviembre se celebró la Eucaristía de cierre de las celebraciones de los 60 años de la presencia misionera de la SME en Honduras. Fue en la Iglesia de la Guadalupe, Tegucigalpa donde nos encontramos para celebrar la Eucaristía, la cual fue presidida por nuestro Superior General y acompañada por miembros y asociados a la SME, amigos y familiares, finalizando con una confraternización en el salón parroquial de dicha Iglesia.

Agradecemos a todos y todas quienes han organizado y colaborado en estas celebraciones,  mostrándonos su cariño por estos 60 años  pasados y por los que han de venir.  A continuación podrán leer la Homilía de ésta celebración , y visitar la galería de fotos.  

Estamos celebrando 60 años de ser mensajeros de la Buena Nueva.

Mensajeros de la Paz como dice la 1° Lectura, con el texto de Isaías, que se desarrolla en un contexto de sufrimiento de un pueblo exiliado, el profeta predica la victoria de Dios y el retorno a Jerusalén, el restablecimiento del Reino y este será una señal para todas las naciones.

Por la manera en que comienza este texto, que habla de la belleza de los pies del mensajero, asociamos este texto a la misión y ponemos importancia en el misionero, sin embargo  es más importante lo que sigue en el texto que pone el enfoque no en el misionero sino el lo que el misionero anuncia: el restablecimiento del Reino, la victoria de Dios, la consolación del pueblo.

Aunque celebramos hoy 60 años de labor misionera de la SME en Honduras, lo que celebramos de verdad es al Señor y su obra. Es una celebración donde damos gracias al Señor por lo que Él ha hecho a través de sus enviados que intentaron, con sus grandes cualidades y también sus grandes limitaciones,  dar testimonio de un Dios que es Buena Nueva, Vida, Alegría y Liberación. Estos enviados, dieron lo mejor de sí, contando con la fuerza del Espíritu Santo han colaborado en la misión de Dios desde hace 60 años para que crezca y sea realidad el Reino de Dios en estas tierras catrachas,  porque la misión no es de nosotros, es de Dios.

El Evangelio nos recuerda que nuestra vida con Dios y la misión es antes de todo una historia de amor.

Somos elegidos todos por Dios para dar frutos. En nuestra fe definimos a Dios como AMOR, entonces los frutos que debemos producir son frutos de amor.

Es posible dar frutos solamente si estamos conectados al amor, que es Dios, y si nosotros como discípulos, vivimos realmente el amor entre nosotros y el amor a las personas a las cuales somos enviados.

En otro pasaje del evangelio de Juan, Jesus dice: “Un mandamiento nuevo les doy: Que se amen unos a otros; como yo les he amado, que también se amen los unos a los otros.  En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los unos por los otros”.

En los últimos 60 años, los numerosos misioneros de la SME en Honduras, Sacerdotes y laicos, han vivido una verdadera historia de amor. Arraigados en el amor de Dios, contestando a su llamado: “he sido yo quien los eligió a ustedes y los preparé para que vayan y den fruto”.  Salieron de sus fronteras, de sus países para venir compartir la vida del pueblo hondureño. Compartieron las alegrías y las dificultades, las esperanzas y los momentos de sufrimiento. Luchando con el pueblo, acompañándolo, intentando ser mensajeros del Dios del Amor, de la Vida y de la Esperanza.

Es  enraizado profundamente en el amor de Dios que se puede vivir eso de verdad. Y así, con este  amor, los frutos fueron numerosos: formación del clero hondureño en los seminarios, creación de radios comunitarias y de escuelas radiofónicas, delegados de la Palabra, fundación de una diócesis, de parroquias, de cooperativas, trabajo en la pastoral,  la salud, la educación, la formación,  Un centro Misionero-CFAM- que será traspasado a la Iglesia de América Central, lo cual es una buena noticia, ya que el objetivo de ayudar a esta Iglesia a ser misionera, se está cumpliendo, recordemos también  que dimos 5 obispos a la Iglesia hondureña, uno de los cuales ayudó en la fundación de la congregación religiosa de las Hermanas de Marilam, quienes hoy nos acompañan al igual que los padres de los numerosos misioneros hondureños que están de misión fuera de Honduras con la SME y otros que fueron asociados en el pasado, entregando parte de su vida a la Misión.

Con certeza estoy olvidando muchas cosas. De toda esta lista podríamos estar orgullosos, sin embargo, estamos hablando de una historia de amor entre Dios y sus enviados, sus enviados y el pueblo que les acogió, el pueblo Hondureño y Dios. Y, cuando se habla de amor, no se hacen cuentas, Solamente se reconoce y se agradece.

Y, cómo todo eso viene de Dios y vuelve a Dios, es al dueño de la mies que debemos dar las gracias hoy.

A nosotros nos queda la acción de gracias a Dios y al pueblo hondureño. Y más que todo nos queda seguir acogiendo el amor de Dios y dando testimonio del amor recibido.

AMEN

Martin Laliberté pmé, Superior General de la Sociedad de Misiones Extranjeras de Quebec.

Fotos: Joice Ruiz

Hoy hemos conmemorado los 60 años de nuestra SME en Honduras, en la ciudad de Tegucigalpa. La que cierra tantas celebraciones que hemos tenido la dicha de vivir.
Junto a los amigos y amigas, las familias de nuestros misioneros y misioneras hondureños(as), los muchachos en formación y las misioneras laicas en Honduras celebramos la vida de nuestra Sociedad con la Eucaristía presidida por nuestro Superior General, Martin Laliberté pmé, acompañado de nuestros compañeros sacerdotes y el párroco de la Iglesia de la Guadalupe.
Luego hemos participado todos y todas de un alegre convivio.

En los próximos días les ampliaremos esta publicación en nuestro Blog con algunas fotos. Gracias a quienes han organizado, colaborado y a quienes nos han acompañado.

Queridos amigos y amigas les saludamos en este inicio de mes, en el día de la Solemnidad de Todos los santos.
Jesús nos llama a ser parte de su Reino, un Reino radical. Hoy recordamos a los grandes Santos y Santas de la Historia, y también a esos/as grandes, pero desconocidos/as hombres y mujeres que vivieron este llamado desde su condición y desde su ser respondieron generosamente a esta invitación.

Como misioneros y misioneras estamos llamados/as a ser testigos de la esperanza, a testimoniar en nuestros ambientes el mensaje liberador de Jesús, en la sencillez y cotidianidad de nuestra vida.

Buena Semana, les desea el Equipo del Blog.

Demandas populares

r.pHonduras está viviendo uno de los capítulos más difícil de su historia política. Cuenta con un gobierno cuyo presidente ha demostrado una y otra vez, que no entiende de amistades, de aliados, de colegas, cuando se trata de defender sus intereses personales. Pero lo que es peor, se somete a las líneas dictatoriales de los Estados Unidos a tal grado de solo obedecer los mandatos y cumplir al pie de la letra sin derecho al pataleo. Y la situación es tan grave que tampoco manejan información de primera mano de todo lo que está acontecimiento por ejemplo en el caso Rosenthal.

Mientras eso pasa y nos mantienen muy entretenidos con el Seguro Social y el caso Rosenthal más los temas de extradiciones de narcos, curiosamente temas que en un gobierno normal no saldrían sino por satisfacer los intereses norteamericanos, la población se está muriendo de hambre. No hay empleo, no hay salud y la educación es cada vez más deficiente y excluyente.

Frente a este panorama, el gobierno ofrece el circo pero se olvida del pan. La gente está desesperada. Y la expresión de ese descontento se puede contar desde la ruta de los migrantes. Basta con hablar con los que van en el camino. Muchos se van en busca de un trabajo pero hay hombres y mujeres, niños y niñas, familias completas que se van huyendo de la violencia, y frente a esas realidades hay un silencio gubernamental que prefiere entretener al país con noticias que generan un gran impacto mediático, pero los problemas y las demandas populares no sólo se mantienen intactas sino que llevan a una tendencia de agudizarse.

Hay otros sectores que llaman al país a la reconciliación nacional, pero todos lo entienden de distintas maneras. Es cierto que la reconciliación nacional es una tarea pendiente. Pero debemos ser claros que los disgustos de la población hondureña hacia el sistema político y la forma de como se ha gobernado al país no vienen del Golpe de Estado. Fue con el rompimiento constitucional que se agudizó ese rechazo, por lo tanto la reconciliación nacional es una tarea que desde hace varios años se viene arrastrando en el país.

Y los sondeos de opinión pública del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación, ERIC, ratifican que hay una creciente desconfianza ciudadana en las instituciones del Estado y particularmente en los partidos políticos tradicionales. Además, la opinión de la gente es clara, la población pide más trabajo, salarios dignos, menos violencia, menos delincuencia y más seguridad en las calles de los barrios, colonias, aldeas y caseríos. Pero por ahora lo único que tenemos es un presidente desconocido que no se ha sabido ganar el respeto de la gente, surgido de elecciones cuestionadas.

Para lograr que se cumplan las demandas populares se necesita la unidad de todos y todas, una unidad que nazca desde abajo, desde lo territorial y no desde arriba, desde las cúpulas. Y desde allí definir un plan serio que cambie el rumbo del país privilegiando la búsqueda de la paz y la justicia social.

Radio Progreso y el ERIC