Segundo domingo de Cuaresma

¿Transparentas a Jesús?

El evangelio de la transfiguración nos presenta el final del camino, el horizonte que va jalonando nuestros esfuerzos de cambio y que no es otra cosa que estar plenamente configurados con Cristo  glorificado.  Es poder experimentar el triunfo de la vida sobre las fuerzas contrarias a ella.

Para que se ilumine nuestra humanidad, es necesario morir a todas las situaciones que nos opacan, que nos quitan el brillo y el esplendor: Estamos llamados a morir a todo aquello que hace que perdamos el valor de la vida. Estamos llamados a morir a la globalización de la injusticia, la corrupción, la mentira, el engaño, el individualismo, la indiferencia, el afán de poder y la superficialidad.

transfiguracion

“Este es mi Hijo, el Amado, escúchenlo”.  Él nos enseña el camino, Él es el camino para que la vida se llene de luz. Sólo cuando nos tomamos en serio a Jesús somos transfigurados y somos testigos de la vida, somos hombres y mujeres que lo transparentamos y por eso somos asociados a su gloria. ¡Dejémonos transfigurar por Él! ¡Abramos grandes espacios en nuestra vida para que acontezca el Dios que ha vencido a la muerte.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s