Tercer domingo de Cuaresma

“Necesitamos cambio”

Hoy como ayer, seguimos cayendo en la tentación simplista de dividir a las personas en buenos y malos situándonos nosotros, obviamente, en el grupo de los buenos.

El evangelio de hoy nos ayuda a desmontar el argumento simple de los dos bandos y, a estar alerta, ante la tentación de mirar en menos a los demás. Las personas con las que habla Jesús en el evangelio de hoy  pensaban que  “los que habían sufrido la muerte, sea por la orden de Pilato o por el derrumbamiento accidental de la torre de Siloé,  se la merecían por no haber sido buenas personas”  como ellas.

Jesús desmonta esa argumentación.  Nadie puede ceder a la tentación de creerse ya convertidos, de creer que los malos son los otros. Todos necesitan realizar un cambio en su manera proceder, de lo contrario pueden correr a la ruina y a la autodestrucción.

 Es probable que el peor enemigo de nuestro camino cuaresmal sea la soberbia de creer que nosotros no necesitamos ajustarnos y adecuarnos al Reino.  Al mirarnos al espejo de Jesús, vemos que tenemos muchos aspectos a mejorar.  A la higuera sin frutos se le dio una nueva oportunidad. Aprovechemos ahora la que nos es regalada.

3 cuaresma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s