pazfrase-jpg6_

Esta semana con gran alegría les compartimos que  nuestro grupo de Honduras cuenta con un nuevo misionero, Luis López, Sfm. Sacerdote de la Sociedad para las misiones extranjeras de Scarboro, quien viene como asociado a la SME en una experiencia corta en primera instancia, pero  con el corazón abierto al soplo del Espíritu.

Luis es nacido en El Salvador, sin embargo creció en Canadá y desde ahí ha tenido la oportunidad de vivir la misión en diferentes lugares, donde ya se ha encontrado con varios de nosotros.

El equipo  de Honduras y en especial El equipo de Agua Blanca Sur, Yoro, al cual Luis se integrará, le da mas cordial bienvenida y le desea un buen tiempo de Misión en esta tierra.

Padre Luis, Tu presencia en Honduras es una Buena Noticia.

foto-de-yanira-arias
Luis Lopez, al centro, acompañado del Equipo misionero de Agua Blanca Sur, Yanira Arias M. laica asociada y Andrés Dionne pmé (Foto: Ever Amador)

 

 

Centroamérica Nuestra

CentroamericaHonduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica conmemoran este día su 195 aniversario de independencia, una fecha que revive aquel histórico 15 de septiembre de 1821 que significó la libertad de los pueblos centroamericanos.

Hoy mas que nunca urge reivindicar esta LIBERTAD, Honduras y sus hermanas y hermanos de Centroamérica, debe seguir soñando con hondear la Bandera de la Justicia y la paz que la harán un pueblo libre.

Les compartimos un poema de Pedro Casaldáliga a nuestra Centroamérica.

Un abrazo lleno de esperanza de parte de todos y todas los miembros y asociados-as a la SME a este pueblo que nos ha acogido.

CENTROAMÉRICA NUESTRA

Como un volcán en ti,
la paz de la Justicia.
Bandera de los Pobres,
como un viento de luchas,
la Libertad, en ti.

¡Centroamérica nuestra!,
toda en dolor de parto,
futura como el Reino,
diaria como el llanto.

Maíz de tierra y sangre, madura, la Esperanza.
Amor en cada piedra, tatuada de Historia.
Tortilla compartida, la Pascua verdadera.

¡Eje del Mundo Nuevo,
Centroamérica nuestra!

Calladla, eruditos, fariseos.
Dejadla en paz, los grandes, invasores.
Veladla, de rodillas, los pequeños.
(Dios la tenga en sus manos, día y noche,
como un pájaro en vuelo).

Que nadie aborte el sueño que late en la montaña.
Que nadie apague el fuego que dora de Promesa
las tiendas del exilio.

Que nadie vista el día
desnudamente nuestro
nace de la noche en Centroamérica.

Amar más y mejor

En varias ocasiones mis amistades y familia me han cuestionado el por qué estoy en Honduras, me preguntan si acaso no me pueden mandar a otro lugar. Entiendo su preocupación ante tanta violencia e inseguridad y su inmenso cariño hacia a mí. Sin embargo casi siempre la respuesta es la misma, ¡Yo soy misionera y si hay un lugar que necesita misioneros es Honduras! Detrás de esta simple respuesta hay mucho mas, en primer lugar la firme convicción de que es el Señor quien me ha enviado a este lugar y aquí es donde me quiere como su misionera hoy.

Desde hace mucho he decidido seguirle a Él, vivir la vida al modo de Jesús, quien es siempre mi parámetro. No es un camino fácil, menos en la situación tan adversa que vive Honduras, no siempre es fácil sostener la esperanza, pero no olvido que “incluso al desvanecerse toda esperanza, vale la pena quedarse, aunque no sea mas que para amar. Simplemente. El amor tiene valor en sí, no sólo en los frutos que produce, es gratuito” ( Cf. Carta pastoral escrita con ocasión de la beatificación de Damian de Molokai, 1995)

Para caminar con Jesús hay que vivir en el amor. Debo confesar que antes yo no sabía mucho de amor, pero desde que vivo en Honduras he aprendido mucho de amar y sigo aprendiendo cada día. Si hablamos de amor, yo quiero hablarles de aquel que me inunda en este rincón al norte de Honduras, aquel que viene como un manantial desde el Señor y se manifiesta en rostros de hombres, mujeres y niñxs de esta tierra, personas de todas las edades que me llaman hermana, pero no hermana como a una religiosa o por ser misionera, me llaman así porque somos familia, porque no saben de fronteras y les da igual que yo haya nacido en otro lugar, porque saben acoger y saben amar. Me llaman hermana y me saludan diciendo “la paz de Cristo”, porque por cada hecho violento que tiñe de sangre esta tierra, están ellos y muchos mas incansablemente ofreciendo la paz que viene de Jesús, una paz anhelada, necesaria y urgente. Cada persona que encuentro en las comunidades me regala una mirada limpia y pienso en que por cada acto de corrupción que carcome el alma de este pueblo, están ellos, los limpios de corazón, los de mirada transparente, personas que honran la vida, que dan valor a lo esencial, a lo pequeño y a lo que nos hace humanos. Personas que siempre están “ a la orden” y que con su bondad y entrega me enseñan a servir, a ser menos egoísta. Personas que viven en situaciones precarias muchas veces, pero que generosamente comparten con nosotros una tortilla, un pescado, frijoles, maiz, frutas y sobretodo la vida, los sueños y muchas veces sus dolores, angustias y tristezas. El manantial del amor de Dios fluye hasta mi a través de niños y niñas que me llenan de abrazos y sonrisas, así como de mujeres y hombres que me abren su corazón y a quienes les tengo un profundo respeto por dejarme entrar en sus santuarios y que me permiten hacer algo por ellos, aunque sea solo escucharles.

Cuando alguien me pregunta que hago como misionera, no sé que decir, porque hago muchas cosas, pero a la vez parece que no hago nada, y la verdad es que no me interesa mucho responder con una lista de tareas sobre mi vida misionera, mas que hacer , me siento llamada a ser y a estar porque al final lo importante no es lo que hacemos si no lo que somos, y lo que yo hago no se puede cuantificar, como tampoco el motor de mi vida, el amor… y lo que yo soy hoy se lo debo en gran parte a esta gente de Agua Blanca, Cristo Rey, El Balsamo, Las Minas, La Sarrosa, Urraco, Ebenezer, Guacamaya, la 11, Guanchías cerro, Capulín, Tapiquilares, Plácido, Vertiente y varios mas…porque no soy yo, sino ellos quienes me han evangelizado.

El mayor reto que enfrentamos los locos que seguimos a Jesús, es el de ser buena noticia, especialmente cuando las cosas se ponen difíciles, para esto solo podemos vivir a la manera de Jesús, con los pies en el suelo, con los brazos abiertos saliendo al encuentro del otro/a y tocando la realidad y el corazón de las personas. 

Agradezco al Señor porque me da mas de lo que merezco, gracias a mis compañeros misioneros, a mis amigos de aquí y allá y a mi familia chilena y hondureña, porque con ustedes he aprendido a amar más y mejor.

13177883_241598766196202_7418525252624831141_nYanira Arias Martinez

Misionera laica asociada a la SME en Honduras desde 2013, Originaria de La Unión, Diócesis de Valdivia, Chile.