EL MES DE LA BIBLIA

En estos tiempos de huracanes, inundaciones y terremotos, abundan los falsos profetas que anuncian más destrucción y muerte. Lo curioso y sorprendente es que muchos creen en estos locos y falsos profetas, Caen en la trampa de estos charlatanes y dan crédito a estas supuestas revelaciones. Creen en estos profetas de desgracias que usan el miedo y la atracción por la morbosidad para engañar a la gente con anuncios apocalípticos sensacionalistas. Estos profetas de desgracias se alimentan de interpretaciones falsas de los textos bíblicos.  Los interpretan literalmente, fuera de su contexto histórico, de la cultura que sirvió de vehículo a la Palabra de Dios y sin tomar en cuenta el significado de los símbolos que empleaban. Ellos usan la Biblia según su conveniencia e interés. Cambian la imagen del Dios misericordioso por la de un dios vengativo y castigador.  Transforman lo que inicialmente era un mensaje de esperanza en un mensaje terrorífico. Decimos en lenguaje teológico que son fundamentalistas.

Es una ilusión pretender encontrar en la Biblia el anuncio de cosas que van a suceder a causa de desastres como si Dios hubiera dicho de antemano lo que va a acontecer por causas naturales o por irresponsabilidad del ser humano.   En lo que respeta a la naturaleza es imposible que podamos controlarla. Sin embargo, tenemos la responsabilidad de cuidarla y de hacer que ella no se rebele contra nosotros mismos. Por ejemplo,  debemos preguntarnos hoy: ¿qué responsabilidad tenemos con el cambio climático, en qué influye el calentamiento global en los desastres naturales y qué podemos hacer para remediar a esta situación?

Debemos hacernos preguntas semejantes en todos los campos de la vida humana, tanto en lo individual como en lo colectivo.

Las respuestas a estas interrogantes nos deberían llevar a encontrar una ética a seguir para que la vida sea respetada y fluya abundante para todos.  No esperemos buscar en la Biblia un conjunto de reglas morales estrechas que tengamos que seguir para salvarnos. La biblia no es un libro de recetas morales y de buena conducta.  Ella nos da luces para discernir y nos dice que podemos contar con la ayuda del Espíritu Santo para abrir camino hacia el Reino que está en gestación y sufre dolores de parto. (Rm. 8,22-23).

En este mes de la Biblia, despojémonos de las falsas culturas religiosas influenciadas por las sectas evangélicas. Desgraciadamente, muchos católicos caen en su trampa. Confunden una auténtica moral cristiana que conduce a la libertad con leyes supuestamente morales que encadenan a los más humildes. Proponen falsas interpretaciones de los textos bíblicos y encierran a la persona en fantasías presentadas como revelaciones escritas en la Biblia.

Andrés Dionne pmé

palabra de Dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s