3° Domingo de Adviento

“Yo soy la voz que grita en el desierto” Juan 1, 23

Los profetas y los testigos de la verdad y de la luz son voces que gritan en los desiertos y llaman a enderezar el camino.

En este tiempo de crisis, necesitamos también de profetas que griten en los desiertos áridos de la indiferencia, de la insensibilidad, de la dureza de corazón sembrados de piedras que violentan los pies desnudos de los que luchan contra toda tiranía y caminan hacia la libertad.

¡ENDERECEN EL CAMINO DEL SEÑOR!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s