Reflexión Jueves 15 de marzo

Juan 5:31-47

nadie-es-profeta-en-su-tierra-

Juan y Jesús, Jesús y Juan:
dos vidas contrastantes,
vidas de riesgo, servicio y profecía

Juan comenzó a alumbrar un camino
que no transitaba nadie.
Lo preparó para su sucesor, el Mesías

La verdad habitaba en los labios del Maestro
eran su habitación natural,
con transparencia total en la palabra.

Hizo lo que debía
en un mundo reacio a la franqueza total
por eso fue rechazado sin piedad.

Lejos de cualquier expectativa
de recibir lisonjas,
la dignidad del Señor dio lecciones magistrales

Amar a Dios en plenitud era su consigna: ¿quién
puso acompañarlo en esa empresa?
Apenas un puñado de gente pusilánime.

Cuando los seres humanos van tras la mentira
nada bueno puede esperarse,
ni siquiera ante el imperio de la ley.

Creer en el proyecto de Jesús,
acompañarlo en largos trechos, ése sigue
siendo su sueño dorado.

 
Leopoldo Cervantes-Ortiz, México

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s