Reflexión Jueves 22 de marzo

Juan 8, 51-59

adpe
No te imagino, Jesús
No te imagino huyendo, Jesús,
tú, elegante, esbelto y atrevido,
transformado en veloz, astuto y huidizo.
No era tu tiempo de entregar la vida.
¿Con quién hablabas? ¡No eran los tuyos!
¡Y sin embargo tu mensaje era abierto y destapado,
directo, dirigido a gente imposible te comprendiera!
Tu revelación exigía fe y tú lo sabías.
Y tus oyentes, ninguno la tenía.
¿Por qué hablaste así? ¿Qué pretendías?
¿Habló en ti el profeta?,
cumpliste tu tarea.
Hoy te leemos desde la fe
y alabamos tu nombre!
pero los que te escuchaban, ni un poquito!
Vida Eterna,
Pre-existencia,
Hijos de dios Amor,
¡Conocer a Dios y ser reconocido!
¡Con razón tuviste que salir huyendo del templo!
Después de ti,
muchos hemos tenido que hacerlo,
cuando el mensaje, las acciones y el pueblo
no caben entre sus paredes.
Los hijos del diablo, como los llamaste,
en vez de tumbar paredes,
persiguen al mensajero.
La tarea de los profetas es así,
como la tuya,
e igualmente la huida es necesaria.
¿Por qué no escapan hoy tantos defensores de DDHH?
¿Será que piensan que huir es cobardía?,
o, quizás les ha llegado su hora,
de entregar la vida?
Adiós Jesús,
espero saber huir cuando sea necesario hacerlo,
y saber también cuando es mi tiempo
para entregar la mía.
Migdaleder Mazuera, Venezuela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s