El Papa Francisco en Japón

Escrito por João Marinho Neto,

misionero en Japón



En una gira asiática después de visitar Tailandia, el Papa Francisco llegó a última hora de la tarde del sábado al aeropuerto de Haneda y fue recibido por fieles y líderes de la Iglesia católica de Japón. Al llegar a Japón, un itinerario intenso le esperaba al Santo Padre. Después de reunirse con los obispos en la Nunciatura Apostólica el sábado (23), siguió una serie de compromisos hasta el martes (26).


Entre otros, se encontró con las víctimas del desastre de Fukushima; con los jóvenes en la Catedral de Santa María; realizo una visita privada al emperador Naruhito en su residencia; una misa en el Tokyo Dome Sports Palace y una reunión con autoridades en la sede del gobierno de Kantei. Finalmente, en la última etapa de su viaje, visito la Universidad Sophia, dirigida por los jesuitas.


Actualmente alrededor del 2% de la población de Japón se declara cristiana, entre estos, un gran número de extranjeros que residen en el país. A diferencia de los países con un gran número de católicos, los japoneses se prepararon discretamente para recibir al Papa Francisco, y podemos destacar la buena organización de este evento, que es una marca registrada del pueblo japonés. Caravanas de personas de diferentes partes del país se trasladaron a los lugares donde el Papa estaba presente.

El Papa Francisco dejó el siguiente mensaje mientras pasaba por Hiroshima y Nagasaki: “Rezo con ustedes para que el poder destructivo de las armas nucleares nunca más se desate en la historia humana. El uso de armas nucleares es inmoral”.

En la tarde del lunes (hora local), el Papa Francisco dejó la Nunciatura Apostólica y fue al Estadio Tokyo Dome donde celebró la Santa Misa. Más de 50,000 personas presentes. La Santa Misa se celebró por el don de la vida humana. La primera lectura se realizó en portugués y el evangelio en Nihongo (idioma japonés). En su homilía, el Papa destacó lo siguiente: “¡Cuánto oprime y encadena el alma, el afán de creer que todo puede ser producido, todo conquistado y todo controlado!”

Luego, el Papa dijo: “que los jóvenes me señalaron esta mañana (en mi reunión con ellos) que en una sociedad como Japón con una economía altamente desarrollada, no son pocas las personas que están socialmente aisladas, que permanecen al margen, incapaces de comprender el significado de la vida y su propia existencia.”

“El hogar, la escuela y la comunidad, están destinados a ser lugares donde cada uno apoya y ayuda a otros, pero se están deteriorando cada vez más por la competencia excesiva en busca de ganancias y eficiencia. Muchas personas se sienten confundidas e inquietas, abrumadas por demasiadas demandas y preocupaciones que les quitan la paz y el equilibrio. “

La SME-Japón estuvo presente, se destaca la presencia del P. Charles Aimé Bolduc que formó parte del grupo de familiares de personas que perdieron la vida en el terremoto y tsunami de 2011 seguido del desastre nuclear de Fukushima.

Charles Aimé Bolduc p.m.e

Fue hermoso ver la participación de los católicos japoneses que, aunque pequeños en número, tienen una gran manera de expresar su fe a través de su espiritualidad del silencio y la simplicidad de las ceremonias. Esperamos que la visita del Santo Padre traiga un soplo de ánimo, esperanza y gran alegria al pueblo de Japón.