El Cambio

Segundo Domingo de Adviento

Escrito por Andrés Dionne p.m.e.

Tegucigalpa, Honduras

“En el año quince del Imperio de Tiberio Cesar, siendo Poncio Pilato procurador de Galilea; Herodes tetrarca de Galilea,  Filipo, su hermano, tetrarca de Iturea y de traconitida, y Lisanías tetrarca de Abilene: en el pontificado de Anás y Caifás, fue dirigida la Palabra de Dios a Juan, Hijo de Zacarías, en el desierto”. (Lc 3, 1). El llamado de Dios a  Juan acontece en el desierto. El desierto no lo sacaba de la vida real sino que, por el contrario, lo anclaba más profundamente aún en las realidades de su tiempo: realidades tanto políticas como religiosas.  

La corrupción, el poder político y religioso, la riqueza de unos y la miseria de muchos, y la violencia cuestionaban al hijo de Zacarías y nutrían en Juan grandes deseos de cambio.

Después de largas meditaciones sobre las realidades humanas, sociales, políticas y religiosas, Juan tomó la decisión de dejar Jerusalén y de irse al desierto. Esta salida de la Ciudad Santa, este desplazamiento al  desierto, el abandono de la manera de vestirse de los sacerdotes para vestirse a la manera del profeta, hablan de su ruptura con el orden establecido, inamovible y sagrado.

Los grandes revolucionarios y los verdaderos profetas propusieron cambios reales porque fueron capaces de radicalidad, de “pensar y actuar fuera de la caja” de las repeticiones y tradiciones. Sabían que  las reformas dentro del sistema corrupto son  “más de lo mismo” con apariencia de novedad.  La vida de los verdareros profetas fueron significativas porque no siguieron las repeticiones obligadas por las costumbres sociales, culturales y religiosas y rompieron con los viejos esquemas.

Las primeras palabras del evangelio de Marcos, ponen  la misión de Juan el el comienzo del evangelio de Jesús”. Juan invita a preparar un camino nuevo, un camino de justicia y de solidaridad.  Él llama a “enderezar las sendas del Señor”.  Era la voz que, “desde el desierto” invitaba a convertirse al Dios de la Alianza. Jesús continuará en la línea de Juan y propondrá a todos  una NUEVA ALIANZA antre Dios y la humanidad y sin destruir las leyes antiguas, invitirá a vivir el amor y la misericordia; “aménse unos a otros como yo los he amado” (Jn 13, 34)

Cantata de la sangre de los mártires: Algo nuevo está Naciendo

En medio de la noche, noche oscura, noche larga

que mi pueblo soportaba.

Y en silencio, como un niño, su esperanza alimentaba.

De pronto en esa noche, como luces prendidas

mi pueblo se encendía.

Y este niño que esperaba sus manitas levantaba.

ALGO NUEVO ESTÁ NACIENDO

Y EN MI PUEBLO ESTÁ LATIENDO.

ALGO NUEVO ESTÁ NACIENDO

CON NOSOTROS VA SUBIENDO.

ALGO NUEVO ESTÁ NACIENDO

CON LOS POBRES VA CRECIENDO.

Con llanto van sembrando

los que luchan por ser libres,

los que aman, los humildes.

Muy contentos volverán a cosechar lo que han sudado.

Algo nuevo va naciendo y con fuerza está creciendo

en el seno de mi pueblo.

Algo nuevo está naciendo: “Nuestro Dios se hizo pueblo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .