Iluminación y Misión

Escrito por Andrés Dionne p.m.é.

El acontecimiento de la transfiguración nos hace ver lo que nos espera cuando termine nuestra subida espiritual. Allí, en el encuentro con Dios, nuestra humanidad llega a la iluminación. Se fortalece y se transforma para la misión.

Ante la perspectiva de la pasión en Jerusalén, Jesús invita a Pedro, Santiago y Juan a seguir subiendo con Él esta montaña abrupta. La misión de Jesús, como la ascensión  del monte Tabor,  exige esfuerzo y constancia. En esta ascensión, grande es la tentación de detenernos por cansancio físico, espiritual y ante las dificultades. Parece que no podremos llegar a la cima. Somos como los alpinistas que suben a la cima del monte Everest. Si no tenemos determinación, abnegación, esfuerzos  y sacrificios nunca alcanzaremos la satisfacción  de haber logrado el objetivo.

«La misión de Jesús, como la ascensión  del monte Tabor,  exige esfuerzo y constancia» Photo by Rodrigo on Pexels.com

Así mismo no podemos detenernos en nuestra ascensión espiritual. Nuestra subida del monte exige que luchemos contra todo lo que en nosotros opaca y ensombrece nuestro ser.

Aunque parezca que no avanzamos no cedamos a la tentación de abandonar el camino. Estamos llamados a vivir la misión trabajando por un mundo nuevo de justicia, paz y fraternidad. Luchando contra la globalización de la injusticia, corrupción y la mentira; del individualismo, la indiferencia, del afán de poder y de la superficialidad, en una palabra: del pecado.

A pesar de que aparentemente la batalla parece estar perdida, no podemos desesperarnos y abandonar la subida. ¡Fijemos los ojos en Jesús! ¡Él ha vencido!  Su transfiguración en el Tabor nos hace ver que nuestra misión no es inútil. La victoria de Jesús nos asegura que la luz de Dios iluminará nuestra persona transformada en Él y se llenará la humanidad de la gloria de Dios.

«La victoria de Jesús nos asegura que la luz de Dios iluminará nuestra persona transformada en Él» Photo by Raphael on Pexels.com

“Acercándose a ellos, Jesús los tocó y les dijo: Levántense. No tengan miedo”  Este toque de Jesús nos libera de la confusión, de la desesperación y del miedo. Nos da serenidad, que es fruto del Espíritu de Dios. Nos ilumina y nos fortalece para la misión.

Iluminados y fortalecidos, los discípulos “bajaron del  monte” hacia el valle. Es allí donde están los leprosos, los ciegos, los paralíticos.  La misión continua a pesar de las dificultades y de los propios sufrimientos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.