Pabloshock

La palabra “Yo soy Jesús a quien persigues” le abrió los ojos. Había muerto Saúl, hombre viejo, y había nacido Pablo, hombre nuevo.