Ángelus del Papa: “Los Santos nos alientan a vivir las Bienaventuranzas”

En el Ángelus de este jueves, 1 de noviembre, Solemnidad de Todos los Santos, el Papa Francisco pidió que, la Madre de Dios, Reina de los Santos, nos ayude a recorrer con decisión el camino de la santidad.

“Hoy estos hermanos y hermanas nuestros no nos piden que oigamos de nuevo un hermoso Evangelio, sino que lo pongamos en práctica, que nos pongamos en el camino de las Bienaventuranzas. No se trata de hacer cosas extraordinarias, sino de seguir cada día este camino que nos lleva al cielo, a la familia, a la casa”, lo dijo el Papa Francisco en su alocución antes de rezar la oración mariana del Ángelus de este jueves, 1 de noviembre, Solemnidad de Todos los Santos.

En comunión con los Santos

El Santo Padre comentando la primera lectura de hoy, tomada del Libro del Apocalipsis (7,9), dijo que esta, nos habla del cielo y nos pone ante “una multitud inmensa”, incalculable, “de toda nación, tribu, pueblo y lengua”. Ellos son los santos, afirmó el Papa, y ¿qué hacen allá arriba? Cantan juntos, alaban a Dios con alegría. Sería hermoso escuchar sus cantos…. Pero podemos imaginarnos: ¿saben cuándo? Durante la Misa, cuando cantamos “Santo, santo, santo el Señor Dios del universo…”. Es un himno – dice la Biblia – que viene del cielo, que se canta allí (cf. Is 6,3; Ap 4,8). Así, pues, cantando el “Santo”, no sólo pensamos en los santos, sino que hacemos lo que ellos hacen: en ese momento, en la Misa, estamos más unidos a ellos que nunca.

Y estamos unidos a todos los santos, agregó el Papa Francisco, no sólo a los más conocidos, en el calendario, sino también con aquellos “de la puerta de al lado”, con nuestros familiares y conocidos que ahora forman parte de esa inmensa multitud. “Hoy es una fiesta de familia. Los santos están cerca de nosotros, es más, son nuestros verdaderos hermanos y hermanas. Nos entienden, nos aman, saben cuál es nuestro verdadero bien, nos ayudan y nos esperan. Son felices y quieren que seamos felices con ellos en el paraíso”.

La mentalidad del mundo contra el Evangelio

Estos hermanos y hermanas, los Santos, señaló el Santo Padre, nos invitan al camino de la felicidad, indicado en el Evangelio de hoy, tan bello y conocido: “Bienaventurados los pobres de espíritu […] Bienaventurados los humildes […] Bienaventurados los puros de corazón […]”. Pero, ¿qué es eso? El Evangelio dice bienaventurados los pobres, mientras que el mundo dice bienaventurados los ricos. El Evangelio dice bienaventurados los humildes, mientras que el mundo dice bienaventurados los poderosos. El Evangelio dice bienaventurados los puros, mientras que el mundo dice bienaventurados los astutos y los hedonistas. Este camino de las bienaventuranzas, de la santidad – precisó el Pontífice – parece conducir a la derrota. Sin embargo – nos recuerda de nuevo la primera Lectura – los santos tienen “ramas de palma en sus manos”, es decir, los símbolos de la victoria. Ellos han vencido, no el mundo. Y nos exhortan a elegir su parte, la de Dios que es santo.

Los Santos nos “alientan” que elijamos a Dios

Por ello es necesario que nos preguntémonos de que parte estamos, indicó el Papa Francisco: ¿el del cielo o el de la tierra? ¿Vivimos para el Señor o para nosotros mismos, para la felicidad eterna o para alguna satisfacción ahora? Preguntémonos: ¿realmente queremos la santidad? ¿O nos contentamos con ser cristianos sin vergüenza y sin alabanza, que creen en Dios y estiman al prójimo pero sin exagerar? El Señor “pide todo, y lo que ofrece es la verdadera vida, la felicidad para la que fuimos creados”. Es decir, santidad o nada. Es bueno que nos dejemos provocar por los santos, que aquí no han tenido medias tintas y desde allá nos “alientan”, para que elijamos a Dios, la humildad, la mansedumbre, la misericordia, la pureza, para que nos apasionemos por el cielo en vez que la tierra.

Los Santos nos invitan a ir por la vía de las Bienaventuranzas

Hoy estos hermanos y hermanas nuestros, agregó el Papa Francisco, no nos piden que oigamos de nuevo un hermoso Evangelio, sino que lo pongamos en práctica, que nos pongamos en el camino de las Bienaventuranzas. No se trata de hacer cosas extraordinarias, sino de seguir cada día este camino que nos lleva al cielo, a la familia, a la casa. Hoy, por lo tanto, vislumbremos nuestro futuro y celebremos para lo que hemos nacido: ¡nacimos para no morir nunca más, nacimos para disfrutar de la felicidad de Dios! El Señor nos anima y a quien sigue el camino de las bienaventuranzas, dice: “Alégrense y regocíjense, porque vuestra recompensa en el cielo es grande” (Mt 5,12). Que la Madre de Dios, Reina de los Santos, concluyó el Papa, nos ayude a recorrer con decisión el camino de la santidad; Ella, que es la Puerta del Cielo, introduzca a nuestros queridos difuntos en la familia celestial.

vea el video en este enlace ANGELUS 1° NOVIEMBRE

Fuente: Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

El Pueblo te hizo Santo

¡Viva Monseñor Romero! Santo de América.  En un ambiente de alegría,  entre rezos y alabanzas,  así despertamos este sábado, al igual que todos los feligreses algunos católicos otros no, pero todo El Salvador se unía para vivir la vigilia en honor de San Romero. Imagen 1En el Santuario Nuestra Señora del Rosario de la Diócesis de Santa Ana,  fuimos partícipes de la vigilia que se llevó a cabo, en donde se realizaron diversas actividades, cantos, temas impartidos por sacerdotes sobre la vida de Monseñor Romero, etc.,  todos estábamos con una enorme dicha por el acontecimiento que sucedería dentro de un par de horas, de igual manera en la capital del país, San Salvador,  en la Catedral Metropolitana se llevó a cabo la vigilia además de una marcha en donde los feligreses,  entre ellos niños, jóvenes, adultos y ancianos llevaban pancartas, banderas, luces, alfombras y algarabías para Monseñor Romero, luego transmitieron en vivo a través de pantallas gigantes la canonización , la imagen 2noche del sábado trascurrió en ambiente festivo.

Dieron las 2:40 de la madrugada,  hora de Centro América, 10:40 de la mañana Roma, cuando el Papa Francisco pronunciaba la canonización  de los nuevos Santos de la Iglesia,  en especial a Monseñor Romero, entonces la felicidad inundó al pueblo que añoraba dicho momento que viene a ser como un analgésico para los tiempos que vivimos, tiempos de violencia y violaciones al derecho de la vida en nuestra amada América especialmente en nuestro querido pulgarcito El Salvador.

 

Reflexionamos que San Romero siempre nos invita a luchar como pueblo leal y convencidos que la unión de los pueblos nos llevará a la liberación de las cadenas que por años ha unido esta América sufrida, hoy tenemos un santo que conoció y vivió las violaciones a los derechos humanos , derechos que se siguen violando en día de hoy de una manera disfrazada.

Hoy pedimos bajo la intercesión de San Oscar Romero que nos ayude a salir adelante con esta sociedad distorsionada, donde perdimos el respeto al prójimo y  que nos de la esperanza de que vendrán buenos tiempos .

Les compartimos la frase que más nos resonaba en nuestro interior “El pueblo te hizo santo”

imagen 3

Un abrazo fraternal desde El Salvador Yessenia Blanco y Joel Andino

San Romero, testigo de Jesús

ROMERO

La Iglesia hoy declara que Monseñor Romero es santo. Pero, el pueblo de Dios lo ha celebrado como mártir y santo desde hace mucho tiempo.

A través de sus homilías, podemos ver el contenido de su trayectoria pastoral y la evolución que ha tenido entre una concepción tradicional del ministerio episcopal hasta su compromiso social progresivamente radical frente a las injusticias de su país. Se siente paso a paso el dolor del pastor, quien descubre el sufrimiento de su pueblo y se identifica con él hasta su muerte. Una profunda emoción invade al lector al descubrir al mismo tiempo los horrores de un sistema económico y político que oprime a los pobres y la acción de un obispo preocupado por conjugar el Evangelio, su filiación a la Iglesia y su identificación a los oprimidos. Se observa a través de una intensa vida espiritual, la conciliación difícil entre estos tres objetivos.

Monseñor Romero nunca perdió confianza en el ser humano que Dios habita.  Semana tras semana denunció torturas, asesinatos y encarcelamientos perpetrados por un ejército al servicio de los ricos deseosos de conservar y aumentar su poder económico, político y cultural. El mismo decía que “El ser humano no se caracteriza por la fuerza bruta, sino por la razón y el amor”.

Monseñor Romero estaba consciente de la existencia del mal y del pecado, y esto le impedía caer en un optimismo beato e ingenuo. Su rechazo de la violencia era el fruto de la convicción profunda de la dignidad del ser humano, aun del que ha cometido un crimen. Esta actitud lo llevó constantemente a querer establecer un diálogo con todos los actores del drama, pero al mismo tiempo era claro y despiadado cuando condenaba la injusticia y la represión. Se entiende por qué la oligarquía lo haya odiado y que la mayoría de sus colegas en el episcopado lo hayan renegado.

Para monseñor Romero es imposible concebir una Iglesia abstracta y reivindicar la unidad artificial de la institución, puesto que en su seno existen verdaderas contradicciones. Para él, la fidelidad a la Iglesia de Jesucristo exige la verdad.

Como pastor acompañó al pueblo salvadoreño recordándole constantemente que el amor al prójimo debe prevalecer sobre los intereses de los más fuertes y que la esperanza debe inspirar los momentos más oscuros de la existencia

La persona de monseñor Romero refleja la de Jesucristo mismo en nuestra época. Como Él, Mons. Romero ejecutado porque sus prédicas y práctica recordaban los valores del reino de Dios oponiéndose a los poderes temporales: colonial y local, político y económico, social y religioso. Los separan dos mil años, pero los une el mismo espíritu.

Lea el Artículo completo en:

http://www.cubadebate.cu/opinion/2015/05/17/el-mensaje-de-monsenor-oscar-arnulfo-romero/#.W8IC9GhKhPY

El mensaje de monseñor Óscar Arnulfo Romero: Autor: François Houtart

 

SAN ROMERO DE AMÉRICA, PASTOR Y MÁRTIR NUESTRO,

POEMA DE PEDRO CASALDÁLIGA

El ángel del Señor anunció en la víspera…

El corazón de El Salvador marcaba
24 de marzo y de agonía.
Tú ofrecías el Pan,
el Cuerpo Vivo
-el triturado cuerpo de tu Pueblo;
Su derramada Sangre victoriosa
-¡la sangre campesina de tu Pueblo en masacre
que ha de teñir en vinos de alegría la aurora conjurada!

El ángel del Señor anunció en la víspera,
y el Verbo se hizo muerte, otra vez, en tu muerte;
como se hace muerte, cada día, en la carne desnuda de tu Pueblo.

¡Y se hizo vida nueva
en nuestra vieja Iglesia!

Estamos otra vez en pie de testimonio,
¡San Romero de América, pastor y mártir nuestro!
Romero de la paz casi imposible en esta tierra en guerra.
Romero en flor morada de la esperanza incólume de todo el Continente.
Romero de la Pascua latinoamericana.
Pobre pastor glorioso, asesinado a sueldo, a dólar, a divisa.

Como Jesús, por orden del Imperio.
¡Pobre pastor glorioso,
abandonado
por tus propios hermanos de báculo y de Mesa…!
(Las curias no podían entenderte:
ninguna sinagoga bien montada puede entender a Cristo).

Tu pobrería sí te acompañaba,
en desespero fiel,
pasto y rebaño, a un tiempo, de tu misión profética.
El Pueblo te hizo santo.
La hora de tu Pueblo te consagró en el kairós.
Los pobres te enseñaron a leer el Evangelio.

Como un hermano herido por tanta muerte hermana,
tú sabías llorar, solo, en el Huerto.
Sabías tener miedo, como un hombre en combate.
¡Pero sabías dar a tu palabra, libre, su timbre de campana!

Y supiste beber el doble cáliz del Altar y del Pueblo,
con una sola mano consagrada al servicio.
América Latina ya te ha puesto en su gloria de Bernini
en la espuma-aureola de sus mares,
en el retablo antiguo de los Andes alertos,
en el dosel airado de todas sus florestas,
en la canción de todos sus caminos,
en el calvario nuevo de todas sus prisiones,
de todas sus trincheras,
de todos sus altares…
¡En el ara segura del corazón insomne de sus hijos!

San Romero de América, pastor y mártir nuestro:
¡nadie hará callar tu última homilía!

IV Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación

Hoy, 1 de septiembre celebramos la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, la cual da inicio al Tiempo de la Creación. El Papa Francisco ha presentado una nueva declaración para la jornada de oración, haciendo un llamado a una “renovada y sana relación entre la humanidad y la creación” y nos pide poner especial atención al problema del agua. LEE LA DECLARACION DEL PAPA

Hoy en todo el planetael mundo cristiano  se une en oración y te invitamos a decir esta oración de la Laudato Si’.

Oración por nuestra tierra

Dios omnipotente, que estás presente en todo el universo
y en la más pequeña de tus criaturas,
Tú, que rodeas con tu ternura todo lo que existe,
derrama en nosotros la fuerza de tu amor
para que cuidemos la vida y la belleza.
Inúndanos de paz, para que vivamos como hermanos y hermanas
sin dañar a nadie.
Dios de los pobres, ayúdanos a rescatar
a los abandonados y olvidados de esta tierra
que tanto valen a tus ojos.
Sana nuestras vidas,
para que seamos protectores del mundo
y no depredadores,
para que sembremos hermosura
y no contaminación y destrucción.
Toca los corazones de los que buscan sólo beneficios
a costa de los pobres y de la tierra.
Enséñanos a descubrir el valor de cada cosa,
a contemplar admirados,
a reconocer que estamos profundamente unidos
con todas las criaturas en nuestro camino hacia tu luz infinita.
Gracias porque estás con nosotros todos los días.
Aliéntanos, por favor, en nuestra lucha
por la justicia, el amor y la paz.

 

 

Clausura de proyecto Huellas de Ternura Honduras

El día de hoy 29 de julio, en la ciudad de Choluteca se llevó a cabo la clausura nacional y traspaso a hermanos/as salvadoreños del proyecto Huellas de Ternura ( Mas información en Ternura que deja huellas )

Comenzamos la actividad con una caminata, en la cual participaron niños y niñas, jóvenes y adultos de las diferentes parroquias de nuestra diócesis, quienes llevaban pancartas con mensajes en contra de la violencia y el maltrato infantil y la cometa o papelote símbolo de dicho evento.
También hubo mimos, un himno alusivo al evento, zancos, juegos educativos para niños, niñas y jóvenes, así como una conferencia para padres, madres y adultos sobre como educar en la ternura.
Nuestro embajador de la ternura Monseñor Guido, fue aplaudido por ser ese pastor con olor a oveja, demostrando la ternura y el amor misericordioso del Buen Pastor en su ministerio episcopal.

El director nacional de Visión Mundial le otorgó un reconocimiento especial por su compromiso y entrega en favor de los niños, niñas y jóvenes. En esta diócesis estamos muy agradecidos con el Señor por su testimonio misionero y el compromiso con su pueblo.

Desde nuestra realidad les invitamos a ser parte de ésta revolución de la ternura, educando y luchando por una Honduras sin violencia, donde los niños, niñas y jóvenes que son el futuro, pero también el presente de nuestro país, vivan en un ambiente donde se les respeten sus derechos.
¿ Qué huellas estoy dejando en mi vida y en la de los demás? ¿ huellas de Ternura o de violencia?

Yolani Mayorga, Coordinadora del proyecto misionero Ad Gentes, Diócesis de Choluteca.

Ternura que deja huellas

Poca ternura recuerdo de mi niñez, que no haya venido de mis abuelos/as, era su privilegio. Yo, que ya no tengo abuelos/as a estas alturas de mi vida,  me cuestiono  a menudo sobre quienes eran  los/as   verdaderos/as   privilegiados/as  por esa ternura, si ellos/as  o yo.

En este día en que recordamos a  los santos Ana y Joaquín, he vuelto a traer a la memoria a mis abuelos/as  y  me anima pensar que Jesús, al igual que yo,  se sintió amado incondicionalmente por los suyos, con ese amor cómplice,  profundo y sencillo a la vez que recibimos  en nuestra infancia.

Que bella oportunidad entonces se nos da hoy de hablar de la  caminata “Huellas de Ternura”, la cual ha movido a cientos  a experimentar en el dar y el recibir la fineza de la  ternura tan urgente en nuestro país.

A raiz de la  iniciativa conjunta del CELAM, de Caritas A.L., de Visión Mundial, de Pastoral da Criança, de las Obras Misionales Pontificias, de la Asociación Latinoamericana de Educación por Radio,  esta caminata ha entrado a Honduras el 15 de julio, procedente desde Guatemala con el fin de  sensibilizar a la sociedad, padres  y madres de familia y autoridades políticas, sobre la violencia ejercida contra los niños y niñas de nuestro continente, y para contrarrestar esa violencia, sobre todo en los hogares, con acciones que demuestran ternura. Esta caminata empezó en la frontera entre EE.UU. y México en junio pasado y pretende llegar hasta la Patagonia en 2019, donde será encumbrado el papalote de colores que se ha irá tejiendo por los niños y niñas por toda América Latina, como expresión pascual del triunfo de la ternura en América Latina. Así sea.

En Honduras, se ha escogido como Embajador de la Ternura a Monseñor Guido Charbonneau quien ha expresado que   vive este nombramiento  como  una llamada a desarrollar la ternura y  que con este “titulo” espera poder incidir en la población.

Pidamos pues la gracia de vivir la ternura que “revoluciona todo lo que toca”, que sea ésta una llama incandescente que  alumbre el camino presente y  un mañana mejor para que nuestros niños y niñas puedan vivir “Cero violencia100ternura

ceroviolencia100ternura

Yanira Arias

 

 

 

La Alegría apasionante del Evangelio

Les saludamos desde Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, sede del V CAM, como Sociedad de Misiones Extranjeras participamos en este Congreso como parte de la delegación de Honduras.

El día martes se realizó la misa Inaugural en la plaza frente a la Catedral de Santa Cruz, con la presencia del enviado papal, el Cardenal Fernando Filoni, actual prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. En esta misa participaron Obispos, sacerdotes religiosas, laicos y laicas venidos de muchos lugares a compartir la alegría del Evangelio. Este miércoles luego de la inauguración tuvimos la presentación de nuestro compañero Monseñor Guido Charbonneau, quien nos inyectó una buena dosis de alegría fundamentada en el Evangelio a través de su ponencia, la cual les compartimos a continuación. La alegría apasionante del Evangelio

Laudato Si, III Aniversario

laudatosi1

“Saving our Common Home and the Future of Life on Earth”, es el título de esta Conferencia Internacional con ocasión del tercer aniversario de la Encíclica del Papa Francisco, organizada en el Aula Nueva del Sínodo en el Vaticano del 5 al 6 de julio de 2018.

Se cumplen tres años de la publicación de la encíclica del Papa Francisco Laudato Si, «Alabado seas, mi Señor»; sobre el cuidado del medio ambiente, nuestra Casa Común.

En ella intervendrán el cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, Prefecto del Dicastero para el Servicio del Desarrollo Humano Integral; la Sra. Flaminia Giovanelli, Subsecretaria del mismo Dicasterio y el P. Josh Kureethadam, S.D.B., Oficial del mismo Dicasterio.

Impacto y desafíos de la Laudato Si

A lo largo de las dos jornadas, habrá varias ponencias que tratarán sobre el impacto y los desafíos que plantea esta encíclica papal.

Por otra parte, se procederá al análisis de las principales líneas de acción que se han puesto en marcha en estos últimos años para garantizar un auténtico “cuidado de la Casa Común”; tanto a nivel individual como a nivel de comunidad local, regional, nacional e internacional, poniendo especial atención en aquellas minorías poblacionales, más vulnerables y desprotegidas como lo son los pueblos originarios.

Al final del acto estará a disposición de los periodistas para eventuales preguntas el Sr. Tomás Insúa, director ejecutivo del Global Catholic Climate Movement, asociado en la organización de la Conferencia internacional, y algunos representantes del GCCM.
¿Estamos cuidando nuestra Casa Común?

La encíclica Laudato Si’ es una reflexión sobre el cuidado de la creación, centrada en el planeta Tierra como Casa Común y lugar en el que vive toda la humanidad. Se divide en seis capítulos en los que defiende la naturaleza, la vida animal y las reformas energéticas.

En ellos, el Santo Padre realiza una crítica mordaz del consumismo y el desarrollo irresponsable con un alegato en favor de una acción mundial rápida y unificada “para combatir la degradación ambiental y el cambio climático”.

A tres años de su publicación, aún resuenan las palabras del Pontífice invitando a todos a realizar una lectura consciente y profunda de esta encíclica, para que podamos recibir su mensaje y “crecer en la responsabilidad hacia la casa común que Dios nos ha confiado”.

Sofía Lobos— Ciudad del Vaticano

 

Jornada Nacional de la Juventud, La Ceiba, Honduras 2018.

Este 30 de junio se llevó a cabo la JNJ en la ciudad de La Ceiba, la cual contó con la presencia de aproximadamente 30 mil jóvenes de todo el país.

En medio de la violencia que vivimos los y las jóvenes en nuestro país , en donde durante décadas  “hemos asistido a un exterminio juvenil en Honduras” (1) Dios actúa y el pueblo alaba su nombre con tanta fuerza que la opresión, el peligro, la impunidad y la descarada corrupción callan.

Los y las jóvenes “Han heredado este mundo de violencia y muerte, pero uds. tienen la llave para hacer un mundo diferente, un mundo de justicia verdadera  y de paz, Jesús re confirma la voluntad del padre, que tengamos vida y vida en abundancia”(2)

Dios ha liberado nuestros corazones, nos ha devuelto la vida, porque “¿Que significa vivir? ¿Respirar, caminar? ¿Eso es vivir? NO”(3) La vida es sentir, actuar, cuidar y proteger a través del amor, un amor que busca y comparte. “El verdadero amor es apertura, salida, ver alrededor”(4)

Nos despedimos de la ciudad de La Ceiba con  la esperanza de continuar, luchar, vivir, amar y compartir, esperanza que  ha vuelto a nuestros corazones  y que nada ni nadie podrá extinguir.

 

Carmen Suate Molina. Comunidad Cristo rey, Parroquia Santa Rita, Yoro.

 

(1)(2)(3)(4)Homilía JNJ 2018, Monseñor José A. Canales.

JNJ 2018 La Ceiba

Faltan solo 10 días para que se lleve a cabo la octava versión de la Jornada Nacional de la Juventud, la cual se realizará en la ciudad de la Ceiba, en la costa atlántica de Honduras.

Se espera que acudan a este encuentro alrededor de 30 mil jóvenes, convocados bajo el lema “Soy Joven como María, cuido la creación con alegría”

Acompañamos a los y las jóvenes con nuestra presencia y oración, a la vez que les deseamos una profunda experiencia de amistad con y en el Señor que les mueva a ser testigos de la alegría y la esperanza.