En busca de un sueño

Según cifras de la Pastoral de Movilidad Humana de Honduras, unos 300 hondureños y hondureñas emigran cada día con rumbo al norte, nos hemos ido acostumbrando a escuchar a diario que tal vecino se fue a los Estados, o que la otra no pasó, pero quedó en México, o el de mas allá fue deportado y en unos días mas nos enteramos que se volvió  a ir, son goteras,  silenciosamente parten, regresan y vuelven a partir, llevando ilusiones, esperanzas, sueños de vida mejor (pero en serio), a la vez que cargan con el dolor de dejar su tierra, la incertidumbre, el miedo. Es una realidad que nos duele y en la que poco podemos hacer.

Estos días hemos sido testigos de un éxodo masivo de hondureños y hondureñas que huyen de la  pobreza, la violencia y de la falta de oportunidades que les impiden vivir en condiciones dignas, hemos visto su marcha a través de la tv y las redes sociales,  imágenes que dejaron de ser goteras aisladas, para convertirse en un gran chaparrón, imágenes de un pueblo que camina …un pueblo que busca en esta vida la gran liberación…

Este lunes miles cruzaron la desbordada frontera de Guatemala, luego de pasar horas frente a un puesto fronterizo militarizado, cargando sus escasas pertenencias. Hoy han reanudado la marcha, en medio de amenazas de los gobiernos de origen, tránsito y destino.

Mientras seguimos viendo imágenes desgarradoras de este éxodo, nos solidarizamos con el pueblo que camina por la liberación,  a la vez que expresamos nuestra preocupación por la situación que vive nuestro país y nos sumamos a las voces que exigen un serio abordaje de los conflictos que tienen sumido al país en la miseria y la inseguridad, no se puede tapar el sol con un dedo “El conflicto no puede ser ignorado o disimulado. Ha de ser asumido.” (Evangelii Gaudium, Nº 226)

 

El Pueblo te hizo Santo

¡Viva Monseñor Romero! Santo de América.  En un ambiente de alegría,  entre rezos y alabanzas,  así despertamos este sábado, al igual que todos los feligreses algunos católicos otros no, pero todo El Salvador se unía para vivir la vigilia en honor de San Romero. Imagen 1En el Santuario Nuestra Señora del Rosario de la Diócesis de Santa Ana,  fuimos partícipes de la vigilia que se llevó a cabo, en donde se realizaron diversas actividades, cantos, temas impartidos por sacerdotes sobre la vida de Monseñor Romero, etc.,  todos estábamos con una enorme dicha por el acontecimiento que sucedería dentro de un par de horas, de igual manera en la capital del país, San Salvador,  en la Catedral Metropolitana se llevó a cabo la vigilia además de una marcha en donde los feligreses,  entre ellos niños, jóvenes, adultos y ancianos llevaban pancartas, banderas, luces, alfombras y algarabías para Monseñor Romero, luego transmitieron en vivo a través de pantallas gigantes la canonización , la imagen 2noche del sábado trascurrió en ambiente festivo.

Dieron las 2:40 de la madrugada,  hora de Centro América, 10:40 de la mañana Roma, cuando el Papa Francisco pronunciaba la canonización  de los nuevos Santos de la Iglesia,  en especial a Monseñor Romero, entonces la felicidad inundó al pueblo que añoraba dicho momento que viene a ser como un analgésico para los tiempos que vivimos, tiempos de violencia y violaciones al derecho de la vida en nuestra amada América especialmente en nuestro querido pulgarcito El Salvador.

 

Reflexionamos que San Romero siempre nos invita a luchar como pueblo leal y convencidos que la unión de los pueblos nos llevará a la liberación de las cadenas que por años ha unido esta América sufrida, hoy tenemos un santo que conoció y vivió las violaciones a los derechos humanos , derechos que se siguen violando en día de hoy de una manera disfrazada.

Hoy pedimos bajo la intercesión de San Oscar Romero que nos ayude a salir adelante con esta sociedad distorsionada, donde perdimos el respeto al prójimo y  que nos de la esperanza de que vendrán buenos tiempos .

Les compartimos la frase que más nos resonaba en nuestro interior “El pueblo te hizo santo”

imagen 3

Un abrazo fraternal desde El Salvador Yessenia Blanco y Joel Andino

San Romero, testigo de Jesús

ROMERO

La Iglesia hoy declara que Monseñor Romero es santo. Pero, el pueblo de Dios lo ha celebrado como mártir y santo desde hace mucho tiempo.

A través de sus homilías, podemos ver el contenido de su trayectoria pastoral y la evolución que ha tenido entre una concepción tradicional del ministerio episcopal hasta su compromiso social progresivamente radical frente a las injusticias de su país. Se siente paso a paso el dolor del pastor, quien descubre el sufrimiento de su pueblo y se identifica con él hasta su muerte. Una profunda emoción invade al lector al descubrir al mismo tiempo los horrores de un sistema económico y político que oprime a los pobres y la acción de un obispo preocupado por conjugar el Evangelio, su filiación a la Iglesia y su identificación a los oprimidos. Se observa a través de una intensa vida espiritual, la conciliación difícil entre estos tres objetivos.

Monseñor Romero nunca perdió confianza en el ser humano que Dios habita.  Semana tras semana denunció torturas, asesinatos y encarcelamientos perpetrados por un ejército al servicio de los ricos deseosos de conservar y aumentar su poder económico, político y cultural. El mismo decía que “El ser humano no se caracteriza por la fuerza bruta, sino por la razón y el amor”.

Monseñor Romero estaba consciente de la existencia del mal y del pecado, y esto le impedía caer en un optimismo beato e ingenuo. Su rechazo de la violencia era el fruto de la convicción profunda de la dignidad del ser humano, aun del que ha cometido un crimen. Esta actitud lo llevó constantemente a querer establecer un diálogo con todos los actores del drama, pero al mismo tiempo era claro y despiadado cuando condenaba la injusticia y la represión. Se entiende por qué la oligarquía lo haya odiado y que la mayoría de sus colegas en el episcopado lo hayan renegado.

Para monseñor Romero es imposible concebir una Iglesia abstracta y reivindicar la unidad artificial de la institución, puesto que en su seno existen verdaderas contradicciones. Para él, la fidelidad a la Iglesia de Jesucristo exige la verdad.

Como pastor acompañó al pueblo salvadoreño recordándole constantemente que el amor al prójimo debe prevalecer sobre los intereses de los más fuertes y que la esperanza debe inspirar los momentos más oscuros de la existencia

La persona de monseñor Romero refleja la de Jesucristo mismo en nuestra época. Como Él, Mons. Romero ejecutado porque sus prédicas y práctica recordaban los valores del reino de Dios oponiéndose a los poderes temporales: colonial y local, político y económico, social y religioso. Los separan dos mil años, pero los une el mismo espíritu.

Lea el Artículo completo en:

http://www.cubadebate.cu/opinion/2015/05/17/el-mensaje-de-monsenor-oscar-arnulfo-romero/#.W8IC9GhKhPY

El mensaje de monseñor Óscar Arnulfo Romero: Autor: François Houtart

 

SAN ROMERO DE AMÉRICA, PASTOR Y MÁRTIR NUESTRO,

POEMA DE PEDRO CASALDÁLIGA

El ángel del Señor anunció en la víspera…

El corazón de El Salvador marcaba
24 de marzo y de agonía.
Tú ofrecías el Pan,
el Cuerpo Vivo
-el triturado cuerpo de tu Pueblo;
Su derramada Sangre victoriosa
-¡la sangre campesina de tu Pueblo en masacre
que ha de teñir en vinos de alegría la aurora conjurada!

El ángel del Señor anunció en la víspera,
y el Verbo se hizo muerte, otra vez, en tu muerte;
como se hace muerte, cada día, en la carne desnuda de tu Pueblo.

¡Y se hizo vida nueva
en nuestra vieja Iglesia!

Estamos otra vez en pie de testimonio,
¡San Romero de América, pastor y mártir nuestro!
Romero de la paz casi imposible en esta tierra en guerra.
Romero en flor morada de la esperanza incólume de todo el Continente.
Romero de la Pascua latinoamericana.
Pobre pastor glorioso, asesinado a sueldo, a dólar, a divisa.

Como Jesús, por orden del Imperio.
¡Pobre pastor glorioso,
abandonado
por tus propios hermanos de báculo y de Mesa…!
(Las curias no podían entenderte:
ninguna sinagoga bien montada puede entender a Cristo).

Tu pobrería sí te acompañaba,
en desespero fiel,
pasto y rebaño, a un tiempo, de tu misión profética.
El Pueblo te hizo santo.
La hora de tu Pueblo te consagró en el kairós.
Los pobres te enseñaron a leer el Evangelio.

Como un hermano herido por tanta muerte hermana,
tú sabías llorar, solo, en el Huerto.
Sabías tener miedo, como un hombre en combate.
¡Pero sabías dar a tu palabra, libre, su timbre de campana!

Y supiste beber el doble cáliz del Altar y del Pueblo,
con una sola mano consagrada al servicio.
América Latina ya te ha puesto en su gloria de Bernini
en la espuma-aureola de sus mares,
en el retablo antiguo de los Andes alertos,
en el dosel airado de todas sus florestas,
en la canción de todos sus caminos,
en el calvario nuevo de todas sus prisiones,
de todas sus trincheras,
de todos sus altares…
¡En el ara segura del corazón insomne de sus hijos!

San Romero de América, pastor y mártir nuestro:
¡nadie hará callar tu última homilía!

COMUNICADO Conferencia Episcopal de Honduras


Los Obispos de la Iglesia Católica de Honduras, reunidos en Asamblea ordinaria, queremos compartir con nuestros hermanos y hermanas las reflexiones realizadas durante estos días de oración frecuente, de análisis y discernimiento, con el ánimo de contribuir a la búsqueda de bienestar para toda la población que habita esta CASA COMÚN que es nuestra Patria.

1.- LOS CONFLICTOS AMBIENTALES
En medio de la incertidumbre por el impacto de las lluvias y los huracanes, ambos fenómenos naturales, oramos por aquellos que han perecido y vemos con preocupación la situación de las familias afectadas. Pero lo que mayor dolor nos causa es que esta incertidumbre y sufrimiento se repite año con año, porque lo que agrava el impacto de los fenómenos naturales es la vulnerabilidad en que vivimos, fruto del cambio climático a nivel global, pero también fruto de las malas políticas ambientales que irresponsablemente se siguen aplicando.
Como Iglesia, y junto con muchos sectores de la población que se dedican a la defensa y protección del ambiente, vemos con seria preocupación la proliferación de conflictos ambientales por la explotación irracional de los recursos naturales. Así está sucediendo con empresas mineras en los Municipios de Tocoa (Colón), El Corpus (Choluteca), La Unión (Copán), Socoro de la Peñita , Siguatepeque (Comayagua), El Negrito, Yoro, Victoria (Yoro) en la destrucción sistemática de la Biósfera del Río Plátano (Gracias a Dios), etc.
De esta situación tiene la mayor responsabilidad el modelo económico que privilegia el afán desmedido por la riqueza por encima de la vida de las personas y los pueblos. Nos preocupa esta lógica economicista “que se sostiene en el principio de que toda actividad humana no tiene otra finalidad que la de producir y consumir, fijar un precio y obtener beneficios monetarios; desplazando a un segundo plano el derecho de toda persona a una vida digna basada en la justa distribución de los bienes, materiales y espirituales”, (“Discípulos misioneros custodios de la Casa Común”. Nº 29. Carta Pastoral del CELAM. 25 enero 2018).
Una aplicación malsana y clientelista de la Ley, aunada a un frágil Estado de Derecho, permite que en nuestro País se emitan concesiones mineras e hidroeléctricas, sin el cumplimiento de los pasos que la misma Ley señala; que se entreguen zonas protegidas en parques nacionales; explotaciones sin los registros ambientales correspondientes; manoseo de los permisos otorgados por las Municipalidades; la ausencia de la consulta ciudadana obligatoria para aprobar o desaprobar la explotación de los bienes naturales ubicados en los territorios de las comunidades. Y todo para satisfacer a inversionistas y empresarios sin ética ni conciencia social.
La lucha de las Comunidades afectadas por estas concesiones es una lucha legítima, basada en el derecho humano al AGUA, al AIRE y al SUELO. Cuando las autoridades estatales y las empresas extractivas se dedican a criminalizar a la población y a las entidades ciudadanas que defienden estos derechos; cuando compran el silencio o la falsedad de los medios de comunicación, cuando amenazan y preparan desalojos y detenciones utilizando a las fuerzas del orden en
contra de quienes son víctimas del desorden moral y legal del Estado, lo hacen en nombre de un egoísmo utilitarista y falto de amor a la Patria.
El desarrollo tiene que estar subordinado a criterios éticos. Una ética ecológica implica el abandono de una moral utilitarista e individualista, postula la aceptación del principio del destino universal de los bienes de la creación y promueve la justicia y la solidaridad como valores indispensables para la convivencia.
“De ahí nuestro llamado a los empresarios, inversionistas y gobernantes para que revisen el alcance de las actividades económicas basadas en el extractivismo, de modo que se priorice la sustentabilidad de la vida de los territorios y sus pobladores por encima de cualquier otro interés financiero”, (“Discípulos misioneros custodios de la Casa Común”. Nº 17. Carta Pastoral del CELAM”. 25 enero 2018).
2.- A LA LUZ DE LA PALABRA DE DIOS
Para nosotros, la Palabra de Dios es luz que ilumina todas las realidades que vivimos. El peligro está en malinterpretarla a fin de reforzar con ella nuestros intereses egoístas. Las palabras de Gn 1, 28 dirigidas al varón y la mujer “llenen la tierra y sométanla”, no pueden interpretarse como un permiso para explotarla indebidamente. Y las palabras de Gn 2, 15 “Yahvé Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara”, no significan convertir al ser humano en el dueño absoluto, sino para que haga que el mundo progrese, se transforme, avance y siga evolucionando (Cfr. Laudato Si, Nº 67).
Como Conferencia Episcopal de Honduras, queremos acompañar a las comunidades afectadas por la explotación irracional de sus recursos naturales, con la intención de que los conflictos que viven se resuelvan pacíficamente, pero con justicia y respeto a los derechos humanos; que se garantice el derecho de consulta, consentimiento y veto. A la vez, instamos al Estado de Honduras, al Gobierno Central y a los Gobiernos Municipales a que cumplan con el deber de llevar a cabo consultas previas e informadas en condiciones transparentes y con la posibilidad de un diálogo sincero entre las partes en conflicto.
3.- DESARROLLO HUMANO INTEGRAL
Desde hace muchas décadas, la Iglesia Católica está empeñada en un desarrollo que sea integral: compatible con el ambiente en lugar de degradarlo; sostenible y, por tanto, que no consuma más recursos naturales de aquellos que la tierra pueda regenerar; con base legal y respetando los Derechos Humanos. “Un desarrollo tecnológico y económico que no deja un mundo mejor y una calidad de vida integralmente superior no puede considerarse progreso”, (Laudato Si, Nº 194).
El desarrollo en el que creemos es aquel que permite el paso de condiciones de vida menos humanas a condiciones de vida más humanas, para todos y cada uno de los seres humanos (Cfr. Populorum Progressio. Nº 20). Esta creación en que vivimos es herencia gratuita que debemos proteger para que siga siendo habitable, tanto para nosotros como para el prójimo que vendrá después de nosotros. “Ya no puede hablarse de desarrollo sostenible sin una solidaridad intergeneracional… No estamos hablando de una actitud opcional, sino de una cuestión básica de justicia, ya que la tierra que recibimos pertenece también a los que vendrán… ¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan, a los niños que están creciendo?”, (Laudato Si, Nº 159-160).
4.- DIÁLOGO POLÍTICO
Todo esto, y otros tantos problemas que dificultan la convivencia a nivel nacional, nos obligan a esforzarnos por crear una cultura del diálogo como forma de encuentro y búsqueda de consensos y de acuerdos. Y, precisamente, debemos lamentar en estos días los problemas que han surgido en las mesas del diálogo que se viene realizando a nivel nacional con el apoyo de Naciones Unidas; dichos problemas sólo pueden superarse si la clase política abandona las viejas prácticas de negociaciones interpartidarias que, lejos de ser ejercicio democrático en favor del Honduras, han conducido el diálogo a una fase crítica. El cálculo político y las posturas personales de los líderes jugando al pactismo está boicoteando cualquier intento de impulsar reformas profundas y permanentes en el Estado de Honduras como fruto de un diálogo más amplio, maduro, inteligente, transparente e inclusivo.
A la clase política queremos recordarle la reflexión del Papa Francisco: “El conflicto no puede ser ignorado o disimulado. Ha de ser asumido. Pero si quedamos atrapados en él, perdemos perspectivas, los horizontes se limitan y la realidad misma queda fragmentada. Cuando nos detenemos en la coyuntura conflictiva, perdemos el sentido de la unidad profunda de la realidad”, (Evangelii Gaudium, Nº 226). Por eso el Papa afirma el principio de que “la unidad es superior al conflicto”, (Evangelii Gaudium Nº 228).
5.- NUESTRA ESPERANZA: COMPROMISO POR HONDURAS
Necesitamos superar individualismos, rivalidades y divisiones para dedicarnos a la búsqueda de respuestas profundas que transformen la sociedad, aspiración colectiva que queda expresada en la firma del diálogo: “Compromiso por Honduras, reconciliación y transformación”. Porque es necesario establecer de una vez por todas un sistema democrático fuerte, pluralista, que construya un sistema social justo y equitativo.
No dejamos de reconocer algunos avances en materia de justicia, lucha contra la corrupción y la impunidad que se han logrado en los últimos meses; las acusaciones a figuras del ámbito de la política y la economía que antes eran intocables ayudan a recuperar la confianza en las instituciones. Y este es el camino que el Gobierno debe seguir: restablecer la justicia, el derecho, la legalidad y la paz.
Nuestra palabra de aliento para el Ministerio Público, el Consejo Nacional Anticorrupción, la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad por sus aportes en el establecimiento de la justicia en Honduras.
No queremos terminar este Comunicado sin invocar la protección maternal de Nuestra Madre la Virgen de Suyapa y acudir a un modelo que puede motivarnos: el ejemplo de San Francisco de Asís, cuya fiesta recientemente hemos celebrado, como la opción por una ecología integral vivida con alegría y autenticidad. “En él se advierte hasta qué punto son inseparables la preocupación por la naturaleza, la justicia con los pobres, el compromiso con la sociedad y la paz interior”, (Laudato Si, Nº 10).

Ciudad de Tegucigalpa. 11 de Octubre de 2018.
CONFERENCIA EPISCOPAL DE HONDURAS

Testigos alegres de la Buena Noticia

En su ponencia del pasado 11 de julio,  Mons. Guido Charbonneau destacó la actitud y el tono profético del misionero que vive la alegría del Evangelio.

“En nuestro mundo lleno de malas noticias, el anuncio del Evangelio es el anuncio gozoso de la muerte y resurrección de Jesucristo. Es también fuerza de Dios para la salvación de todo el que cree”, explicó.

Señaló que la alegría de los cristianos encuentra su razón de ser en la certeza de que “no estamos solos y tenemos dentro de nosotros un tesoro que es Jesús, quien viene a darnos vida y en abundancia”.

Monseñor Guido  indicó que esta alegría está hecha para comunicarla, transmitirla, reflejarla e irradiarla con las personas, “por nuestro testimonio de vida, por nuestro silencio de acompañamiento o por nuestra palabras, por las distintas situaciones que vivimos”.

“Comuniquemos esta alegría del Evangelio a todos los que nos rodean, nuestras familias, amigos, a nuestro pueblo que necesita más y más de este amor de Cristo”, exhortó Mons. Charbonneau.

La Música en Misión

A media luz dentro de un bello templo misional, un violinista interpreta espectacularmente la introducción del himno del V Congreso Americano Misionero en uno de los Spot de preparación hacia este esperado encuentro en Santa Cruz-Bolivia.


Escuchar el himno del Congreso Misionero interpretado en violín evoca sin duda alguna el papel de la música en la evangelización de los pueblos, particularmente en las zonas de misión en Bolivia y en América Latina donde los misioneros supieron usar la música lenguaje común con los nativos.

La difícil tarea Evangelizadora en América se llevó a cabo a través de diferentes estrategias de acercamiento hacia los indígenas, entre las cuales se destacan la educación musical, la escritura y la construcción de instrumentos musicales.

Se puede citar por ejemplo la larga experiencia de los jesuitas en la labor evangelizadora que permitió apreciar el papel que cumplía la música dentro del proceso educativo, por tener ésta un fuerte poder de atracción, y por permitir una comunicación que sobrepasaba las barreras culturales y lingüísticas, al apelar a los sentidos.

La música ha dejado un legado incuestionable en la identidad, la cultura y el desarrollo de los pueblos a tal punto de amalgamar cultura y religión en la fisonomía de nuestros pueblos.

By Pamela Arnez

“Historia de los CAMs COMLAs”

Camino al #VCAMBolivia, un poco de historia

Reflexión Jueves 29 de marzo

Juan 13:1-15

Caminantes
Caminante de pies cansados,
que transitas lento por el asfalto caliente.
Vas con la mirada perdida entre la multitud apurada de la ciudad.
Caminante pequeño que tropiezas una y otra vez con piedras en el camino lastimándote,
caminante que deambulas sonámbulo en el terror de la noche hostil,
caminante que cruzas fronteras prohibidas buscando vida del otro lado,
caminante de zapatos de moda que intentas conseguir salvación amoldándote al sistema,
caminante que giras en círculos sin poder salir preso de tus laberintos,
caminante que traicionas, das un paso y te pierdes.
Caminante encarcelado y torturado que no puedes elegir por dónde caminar,
caminante amenazada y violentada que no puedes salir,
caminante que sufres acoso y persecución,
caminante descalzo, que acarreas el peso de todas las injusticias en la piel curtida de tus pies.

 
Caminante amada, caminante amado hasta el extremo:
Jesús es el agua de vida que refresca tus pies cansados,
agua que borra tus malos pasos y te sana de los tropiezos,
agua que te limpia tus tristezas y tus luchas,
agua que calma tus cansancios.
Agua que es vida y bendición.

 
Carola Tron Urban, Uruguay

 

el lavatorio

Reflexión Domingo 18 de marzo

Juan 12:20-33:
¡Queremos ver a Jesús!
Sí, claro, mucha gente quiere verlo.
Pero, ¿con cuál Jesús realmente desean encontrarse?
Con el de los milagros,
con el que multiplica el pan,
con el que entra triunfante en Jerusalén,
con el que dice que es rey,
con el que calma las tormentas,
con el que camina sobre el agua,
con el que resucita muertos,
con el Jesús victorioso,
con el de la vida eterna.

Pues, fíjense que ese no es Jesús.
En todo caso, no es solo ese Jesús.
Hoy Jesús es el de la angustia,
el de los temores,
el que anuncia su muerte,
el perdedor,
el que se cansa,
el cuestionado,
el que desafía,
el que llama a dejar la vida,
el que llama al servicio.

¿Nos interesa vernos con ese Jesús?

¿Queremos ver realmente a Jesús?
Vayamos al encuentro de quienes sufren,
abracemos al cansado y a la cansada,
tomemos la mano de quien está enfermo,
comparamos la mesa, hagámosla amplia y solidaria,
abramos con generosidad el corazón,
busquemos a quienes se sienten en soledad,
acompañemos a quienes claman por justicia,
busquemos generar luz donde abundan oscuridades.

Heridas

¿Queremos ver a Jesús?
¡Sirvamos!
No hay otro modo,
no hay otro camino,
no existe otra fórmula.

Gerardo Oberman, Argentina

 

Reflexión Sábado 17 de marzo

Juan 7:40-53:

El poder de lo más despreciado

Lo pequeño
Lo despreciado
Lo ninguneado
Lo separado
Lo discriminado
Lo escondido
Lo extraño
Lo disidente
Lo provocativo
Lo desubicado
Lo moribundo
Lo contrario
Lo humillado
Lo ultrajado
Lo ridiculizado
Lo anormal
Lo insólito
Lo confuso.

Lo que está fuera.

Allí
está
Cristo.

¿De dónde viene el Mesías? ¿De Galilea? Imposible. Nada bueno proviene de allí. Sólo impureza, pecado, desidia, maldad, anomia. Pues sí. Es ese lugar de revelación donde Dios se hace presente. La sorpresa nunca llega con gracia o buenaventura. Tal como el pasaje refleja, reporta conflicto, disidencia, desacuerdo. Asombro, no sólo por el impacto de lo inesperado sino también por el estupor de la contradicción. Ese es el espacio mesiánico: aquello que contradice la letra docta de los sacerdotes y la implacable militancia farisea. Es el lugar donde las cosas se hacen ver y no predecir, tal como apela Nicodemo; es decir, donde los cuerpos se hacen evidentes antes que cualquier prescripción normativa. Es la sorpresa de los gestos, que sólo se dan en la cercanía. Una proximidad que se hace realidad cuando lo que consideramos insignificante, penetra las fisuras de la costumbre para traer la luz de la frescura de lo puro, no como aquello que transparencia lo “siempre dado” sino la originalidad y la novedad como salvación.

Nicolás Panotto, Chile

Resultado de imagen para cristo pobre