30 de Agosto – “Día Internacional de las Personas Desaparecidas”

El 30 de agosto de cada año se conmemora el Día Internacional de las Personas Desaparecidas. Se realiza un recuerdo a las personas que cada año desaparecen y se ven alejadas de sus familias, mayoritariamente a la fuerza.

El Día de las Personas Desaparecidas fue establecido por la Federación Latinoamericana de Familiares de los Desaparecidos en el año 1983. La intención de este día es llamar la atención a la ciudadanía sobre la cantidad de personas que han sido desaparecidas y se encuentran con paradero desconocido.

Es un día para visibilizar la crítica situación en la que se encuentran cientos de miles de personas y de familias en las que uno/a o varios/as miembros de la misma se encuentran desaparecidos/as. La gran  mayoría nunca regresan y en otros casos llegan a encontrar el cadáver  o solo restos del/la mismo/a.

Durante estos días se lleva a cabo la semana del migrante y en este contexto , recordamos a todos/as los/as migrantes que desaparecen en la Ruta migratoria.

En este día nos solidarizamos con todas las familias que sufren la pérdida de sus hijos/as, hermanos/as, padres, madres y otros/as familiares y nos unimos a las voces que claman justicia por este crimen contra las personas que vulnera sus derechos fundamentales

 

3008.jpg

 

Clausura de proyecto Huellas de Ternura Honduras

El día de hoy 29 de julio, en la ciudad de Choluteca se llevó a cabo la clausura nacional y traspaso a hermanos/as salvadoreños del proyecto Huellas de Ternura ( Mas información en Ternura que deja huellas )

Comenzamos la actividad con una caminata, en la cual participaron niños y niñas, jóvenes y adultos de las diferentes parroquias de nuestra diócesis, quienes llevaban pancartas con mensajes en contra de la violencia y el maltrato infantil y la cometa o papelote símbolo de dicho evento.
También hubo mimos, un himno alusivo al evento, zancos, juegos educativos para niños, niñas y jóvenes, así como una conferencia para padres, madres y adultos sobre como educar en la ternura.
Nuestro embajador de la ternura Monseñor Guido, fue aplaudido por ser ese pastor con olor a oveja, demostrando la ternura y el amor misericordioso del Buen Pastor en su ministerio episcopal.

El director nacional de Visión Mundial le otorgó un reconocimiento especial por su compromiso y entrega en favor de los niños, niñas y jóvenes. En esta diócesis estamos muy agradecidos con el Señor por su testimonio misionero y el compromiso con su pueblo.

Desde nuestra realidad les invitamos a ser parte de ésta revolución de la ternura, educando y luchando por una Honduras sin violencia, donde los niños, niñas y jóvenes que son el futuro, pero también el presente de nuestro país, vivan en un ambiente donde se les respeten sus derechos.
¿ Qué huellas estoy dejando en mi vida y en la de los demás? ¿ huellas de Ternura o de violencia?

Yolani Mayorga, Coordinadora del proyecto misionero Ad Gentes, Diócesis de Choluteca.

Ternura que deja huellas

Poca ternura recuerdo de mi niñez, que no haya venido de mis abuelos/as, era su privilegio. Yo, que ya no tengo abuelos/as a estas alturas de mi vida,  me cuestiono  a menudo sobre quienes eran  los/as   verdaderos/as   privilegiados/as  por esa ternura, si ellos/as  o yo.

En este día en que recordamos a  los santos Ana y Joaquín, he vuelto a traer a la memoria a mis abuelos/as  y  me anima pensar que Jesús, al igual que yo,  se sintió amado incondicionalmente por los suyos, con ese amor cómplice,  profundo y sencillo a la vez que recibimos  en nuestra infancia.

Que bella oportunidad entonces se nos da hoy de hablar de la  caminata “Huellas de Ternura”, la cual ha movido a cientos  a experimentar en el dar y el recibir la fineza de la  ternura tan urgente en nuestro país.

A raiz de la  iniciativa conjunta del CELAM, de Caritas A.L., de Visión Mundial, de Pastoral da Criança, de las Obras Misionales Pontificias, de la Asociación Latinoamericana de Educación por Radio,  esta caminata ha entrado a Honduras el 15 de julio, procedente desde Guatemala con el fin de  sensibilizar a la sociedad, padres  y madres de familia y autoridades políticas, sobre la violencia ejercida contra los niños y niñas de nuestro continente, y para contrarrestar esa violencia, sobre todo en los hogares, con acciones que demuestran ternura. Esta caminata empezó en la frontera entre EE.UU. y México en junio pasado y pretende llegar hasta la Patagonia en 2019, donde será encumbrado el papalote de colores que se ha irá tejiendo por los niños y niñas por toda América Latina, como expresión pascual del triunfo de la ternura en América Latina. Así sea.

En Honduras, se ha escogido como Embajador de la Ternura a Monseñor Guido Charbonneau quien ha expresado que   vive este nombramiento  como  una llamada a desarrollar la ternura y  que con este “titulo” espera poder incidir en la población.

Pidamos pues la gracia de vivir la ternura que “revoluciona todo lo que toca”, que sea ésta una llama incandescente que  alumbre el camino presente y  un mañana mejor para que nuestros niños y niñas puedan vivir “Cero violencia100ternura

ceroviolencia100ternura

Yanira Arias

 

 

 

Laudato Si, III Aniversario

laudatosi1

“Saving our Common Home and the Future of Life on Earth”, es el título de esta Conferencia Internacional con ocasión del tercer aniversario de la Encíclica del Papa Francisco, organizada en el Aula Nueva del Sínodo en el Vaticano del 5 al 6 de julio de 2018.

Se cumplen tres años de la publicación de la encíclica del Papa Francisco Laudato Si, «Alabado seas, mi Señor»; sobre el cuidado del medio ambiente, nuestra Casa Común.

En ella intervendrán el cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, Prefecto del Dicastero para el Servicio del Desarrollo Humano Integral; la Sra. Flaminia Giovanelli, Subsecretaria del mismo Dicasterio y el P. Josh Kureethadam, S.D.B., Oficial del mismo Dicasterio.

Impacto y desafíos de la Laudato Si

A lo largo de las dos jornadas, habrá varias ponencias que tratarán sobre el impacto y los desafíos que plantea esta encíclica papal.

Por otra parte, se procederá al análisis de las principales líneas de acción que se han puesto en marcha en estos últimos años para garantizar un auténtico “cuidado de la Casa Común”; tanto a nivel individual como a nivel de comunidad local, regional, nacional e internacional, poniendo especial atención en aquellas minorías poblacionales, más vulnerables y desprotegidas como lo son los pueblos originarios.

Al final del acto estará a disposición de los periodistas para eventuales preguntas el Sr. Tomás Insúa, director ejecutivo del Global Catholic Climate Movement, asociado en la organización de la Conferencia internacional, y algunos representantes del GCCM.
¿Estamos cuidando nuestra Casa Común?

La encíclica Laudato Si’ es una reflexión sobre el cuidado de la creación, centrada en el planeta Tierra como Casa Común y lugar en el que vive toda la humanidad. Se divide en seis capítulos en los que defiende la naturaleza, la vida animal y las reformas energéticas.

En ellos, el Santo Padre realiza una crítica mordaz del consumismo y el desarrollo irresponsable con un alegato en favor de una acción mundial rápida y unificada “para combatir la degradación ambiental y el cambio climático”.

A tres años de su publicación, aún resuenan las palabras del Pontífice invitando a todos a realizar una lectura consciente y profunda de esta encíclica, para que podamos recibir su mensaje y “crecer en la responsabilidad hacia la casa común que Dios nos ha confiado”.

Sofía Lobos— Ciudad del Vaticano

 

Domingo 22 de Abril

En el día la tierra, que coincide con el día de oración por las vocaciones, recordamos la vocación de ser guardianes de la creación. Cuidemos entonces nuestra casa común desde nuestra vocación universal y en nuestras vocaciones particulares.

Reflexión: Viernes 2 de Marzo

Mt. 21,33-43.45-46

Nos rodean los que se creen dueños de tu viña Señor.

Ellos, los poderosos e insensatos administradores te desconocen e ignoran a tus hijos e hijas, les acechan, les torturan, les matan.

Antes fueron Jeanette, Margarita y tantos otros, hasta que una noche vinieron y mataron a Berta, la de La Esperanza, la guardiana de los Ríos.

Cuando vuelvas, ¿Que harás con los que han matado a tus hijos e hijas y se han adueñado de tu viña?

Tu respuesta nos deja atónitos, la novedad y autenticidad de tu Reino es la predilección por los últimos, he ahí nuestra esperanza de liberación, nuestra convicción y la fuerza de nuestro grito de justicia. Ellos tienen la bala y la muerte, nosotros Tu palabra que es vida.

Yanira Arias, Honduras

Berta.jpg

SEÑOR Y REY DEL UNIVERSO.

Con la fiesta de Cristo Rey celebramos la victoria definitiva de Jesús sobre todo lo que causa destrucción y muerte. El mismo que se ha hecho pequeño y servidor es coronado como Rey y Señor del universo. Jesús, el Señor, no es un déspota y un dictador. No impone su poder con la fuerza de las armas. No es demagogo ni populista.

El Reino de Cristo crece imperceptiblemente en el mundo a la manera de una semilla pequeña. Es como la levadura en la masa que fermenta y lo transforma todo por dentro. También es como el trigo en medio de la cizaña. Llama la atención que, en los países del norte, después de los inviernos más fríos surgen los nuevos brotes en los árboles y los tulipanes se abren paso en lo que queda de nieve. La vida nueva surge y resurge. Así en medio de las crisis más grandes y de las peores situaciones los brotes de vida nueva anuncian ya el triunfo de la vida sobre la muerte.

El Reino de Dios no es una promesa electoral que no llega nunca a concretarse. Es acontecimiento en las acciones y gestos por pequeños que sean de todos los que están trabajando por la verdad, la justicia, la paz y la fraternidad.  Jesús quiere contar con nuestra participación activa y responsable para realizar su proyecto. Por lo tanto, importa mucho que seamos personas capaces de poner en práctica los valores del Reino. Importa lo que cada uno es y lo que cada uno hace. Importa todavía más si tenemos grandes responsabilidades en la sociedad.

Llaman la atención ciertas frases clichés desmovilizadoras y alienantes que nos tragamos tan fácilmente porque no tenemos espíritu crítico. Ellas siembran confusiones y engañan a muchos con mentiras vestidas de aparente verdad religiosa como las que han aparecido en este período pre-electoral.  Una de ellas dice así:

No importa quién sea presidente Jesús es el  Rey”. 

¿Este enunciado es propaganda política o mensaje religioso? Lo más seguro, es que puesto en el contexto actual tenga carácter político partidista desmovilizador. Esta es una sentencia que además es falsa en su premisa y que falsea su conclusión.

Es falso en su premisa porque importa que quién se elija sea una persona que tiene un proyecto más en acorde con los valores del Reino, sea la persona  más coherente y honesta.  Es falso en su conclusión, porque si bien es cierto que Cristo es el rey, Él no prescinde de nosotros y su reino se realiza en el mundo por nosotros.

Por lo tanto, en esta fiesta de Cristo Rey, decimos que “sí” importa quién sea presidente. Por eso, en este día de elección, invitamos a todos los que creen en Cristo y en su Reino a pensarlo bien y discernir antes de votar.   Además no olvidemos que nuestro deber de ciudadano no consiste en delegar nuestras responsabilidades a unas personas que después se olvidan de los que no tienen “poder” y que, en la práctica, se lo quitan.

 

 

 

 

23S Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas

La trata de personas es un problema mundial. Es uno de los delitos más vergonzosos  que existen, ya que priva de su dignidad a millones de personas en todo el mundo. Los tratantes engañan a mujeres, hombres y niños de todos los rincones del planeta  y los someten diariamente a situaciones de explotación  sexual. Cientos de miles de víctimas son también objeto de trata con fines de trabajo forzoso, servidumbre doméstica, mendicidad infantil y extracción de órganos.

Los hombres y los niños varones también son víctimas de la trata de personas con fines de trabajo forzoso, mendicidad  forzosa, explotación sexual y reclutamiento forzoso como niños soldados. Hay casos de trata en todo el mundo y para escoger las víctimas no se tiene en cuenta el sexo.

¿Qué se puede hacer? La lucha contra la trata de personas no debe considerarse solamente responsabilidad de las autoridades. Los ciudadanos pueden ayudar a combatir ese delito siendo consciente del problema y asegurándose de que la penosa situación de las víctimas no pase inadvertida.  Hay muchos modos de ayudar a combatir ese delito y lograr buenos resultados.

Primero que todo manténgase alerta. Las sospechas pueden despertarse en el lugar de trabajo o en la vida privada; recuerde que puede haber víctimas de la trata en diversos sectores.

Si ve algo que, a su entender, puede estar relacionado con la trata de personas, use la línea confidencial 911. Si no está seguro, sepa que es mejor equivocarse que dejar que otra víctima sea esclavizada.

Interésese, averigüe lo que se está haciendo en su comunidad, vea si puede hacer algo y aliente a sus amigos, familiares y vecinos a tomar más conciencia de ese delito.

 Resultado de imagen para 23 de septiembre dia internacional contra la trata

SER MAESTRO ES UNA VOCACIÓN

Muy pocas veces me he puesto a reflexionar acerca del servicio que desempeño. Es probable que no sea el mejor de los guías y maestros, sin embargo trato de hacer las cosas con el mejor amor del mundo. Siempre he creído que Dios me ha llamado servir. Así lo creo y así es. Hace casi dos años atrás comencé mi labor como facilitador, no me gusta hacerme llamar maestro porque no poseo todo el conocimiento y porque ellos (mis educandos) también me enseñan grandes cosas.

Si alguien me preguntara que significa para mí lo que hago, le diría que no hay mayor recompensa que ver sonreír una cara, o ver a una persona cambiar de actitud. No me importa caminar casi dos horas para ejercer mi labor, aunque humanamente me canso, me agoto, y no quiero caminar más. Entrar al salón de clases me devuelve el ánimo, el amor a lo que hago, hace florecer en mí fuerzas de donde no las hay.

Algo muy curioso, es cuanta influencia puedo ejercer sobre ellos,  lo que quiero es que ellos sean capaces de salir de sus pequeñeces, que sean capaces de poder observar que existe un universo de posibilidades, y cada uno tiene la capacidad de poder alcanzar aquello se propone.

A veces,  sus ingenuidades me hacen reír, pero luego recuerdo que yo pasé por ahí y me pongo en su lugar. Sé cuanto un maestro puede marcar la vida de un estudiante porque yo fui marcado por algunos de los que tuve.  No sé cuanto pueda ayudarles a crecer, pero sé que un día me recodarán por aquello que hice en sus vidas. Quisiera verlos volar y sentirme dichoso de haber sido parte de ese vuelo. Para mí lo más importante no es cuanto puedan memorizar, sino que el aprendizaje que vayan a obtener les sea útil y funcional para sus vidas.  No sólo importa que aprendan conceptos, sino practicarlos. No  es mejor el que saca la nota más alta, sino quien hace de su aprendizaje un pilar para su vida. Así soy, en eso me enfoco.

¿Y Dios está presente en este trabajo del educador? Claro que sí. Lo veo en los rostros de mis educandos, es Jesús que me ve. Es Jesús quien me acompaña. Solamente Él, me ha llamado a servir de esta manera. Puede ser que para muchos sea esta vocación de educador sea una forma de ganarse la vida. Para mí no hay un salario que le pague a aquel que educa, enseña, y ayuda a crecer a otros.

Por eso, las felicitaciones se quedan cortas en un día tan especial como lo es el Día de Maestro. Yo diría “ Larga vida para ellos”.

Carlos Mejía G.Carlos Mejía G. es originario de la Aldea Agua Blanca Sur,  Yoro, Estudiante de Pedagogía, trabaja como facilitador en C.E.B IHER Espíritu Santo, El Mineral.  Colabora con el equipo misionero de la Smé en Agua Blanca y es Coordinador General de Cevas ( centros de vacaciones solidarios)

 

 

 

 

La Iglesia y las migraciones, Día del migrante

FAMMIGRANTES

Para la Iglesia, poner un rostro humano al fenómeno migratorio, significa superar los paradigmas que, en forma desproporcionada, han centrado dicha gestión en el control  migratorio y en la administración de las fronteras.

Humanizar la migración de nuestros países fronterizos, como son: las entradas clandestinas con mayor peligrosidad, implica comprender que el proceso migratorio de una persona no concluye con la llegada de ésta a su lugar de destino o de retorno, sino que continúa hasta el momento en que la persona logra integrarse  a la sociedad de destino o reintegrarse a la de retorno.

Las migraciones son: vías de encuentro entre los seres humanos, entre las culturas, entre las sociedades  y hoy entre el mundo moderno-globalizado. Los migrantes puede derribar prejuicios, madurar comprensiones y crecer en fraternidad, en vista de la unidad de la familia humana.

Bajo esta perspectiva, las migraciones han de considerarse como la punta avanzada de los pueblos en camino hacia la fraternidad universal.

La Iglesia que, en su estructura de comunión, acoge a todas las culturas sin identificarse  con ninguna de ellas, se pone como signo eficaz de la tensión unitaria en acto en el mundo. Una Iglesia que está con y por el pobre, que defiende y habla en su nombre.

Las migraciones plantean a los cristianos nuevos compromisos de evangelización y de solidaridad.

En cualquier país existe el problema de los alojos, de la hospitalidad, de los rechazos, de la xenofobia, de la indiferencia y del asentamiento; y, por otro lado, existen ofertas de trabajo y seguridad social. Por tanto, la situación de precariedad del migrante engrandece enormemente aquellos problemas comunes.

Los rostros en el que viene acompañado son; el ánimo y la decepción; la melancolía y la desesperanza; la vida y la muerte, llevando en su mente  un solo objetivo, el de “sobrevivencia”.

Los rostros sufrientes , la mayoría de las veces están llenos de polvo, de amargura, de desesperación, de lágrimas y de tristeza.

Existen seres humanos sin escrúpulos que cazan a otros seres humanos y los mantienen atrapados en sus redes. A merced de las mafias que trafican con la carne y la consciencia de los más desprotegidos, las víctimas dejan de ser personas y se convierten en mercancías.

A los migrantes y refugiados les es negada la fraternidad, la tierra, el suelo bajo sus pies. Sin pestañar persiste la locura y la desvergüenza en que convergen injusticia, crueldad, desprecio, agravio y muchas veces encubrimiento. Pero, en muchas ocasiones, nadie sabe de verdad cuántos son, dónde o cómo están, en donde se quedan literalmente en la calle convertidos en “sin papeles”, permanentemente amenazados por la expulsión, sin posibilidad de trabajar o de conseguir un vida digna.

La Iglesia como defensora de derechos humanos está llamada a proponer y a solicitar justas soluciones en nombre de Dios y en nombre del ser humano. Hasta el día de hoy, no contamos con leyes que favorezcan el bien de las personas, lo que sí es cierto, es que estas leyes están procurando inestabilidad en el mundo de la migración.  Para la Iglesia, los migrantes son considerados parte esencial de su evangelización. Ningún país puede ser indiferente, insensible a los problemas que la migración presenta en sus diferentes etapas.

La Iglesia tiene una precisa propuesta: que nuestros países que experimentan día a día el fenómeno migratorio, sean de verdad más unidos, más solidarios y más hospitalarios. (Autor, P. Cesar Cañaveral).

ORACIÓN POR LOS MIGRANTES

Oh Jesús, te pido por aquellos que andan lejos de su patria y bien la experiencia de la emigración. Ellos son hermanos nuestros en búsqueda de una vida mejor, refugiados que huyen de la violencia, familias en camino a causa de la pobreza, sin saber a dónde llegar. ¡Todos ellos necesitan de tu ayuda!

Tú mismo te puedes identificar con ellos, habiendo experimentado, por voluntad del Padre, la dura prueba del exilio junto con María, tu madre, y con José.

Nuestros hermanos migrantes necesitan tu luz para descubrir las promesas vacías que frecuentemente los atraen. Ellos necesitan de tu Iglesia, para que les recuerde sus obligaciones, que muchas veces son olvidadas por sus diarios sufrimientos. Ellos necesitan tu sobrenatural ayuda para ennoblecerlos y confirmarlos como cristianos en su trabajo.

Corazón de Jesús, bendice a los migrantes, guárdalos junto a tu corazón. Llena sus vidas con el amor de Dios, quien es el principio de todo bien.

Defiéndelos del peligro y fortalece su fe, para que busquen la felicidad no solamente en este mundo sino también para la vida eterna.

Que como peregrinos de la Iglesia de Dios, puedan alcanzar la ciudad celestial y disfrutar la vida eterna contigo para siempre.