Jornada Nacional de la Juventud, La Ceiba, Honduras 2018.

Este 30 de junio se llevó a cabo la JNJ en la ciudad de La Ceiba, la cual contó con la presencia de aproximadamente 30 mil jóvenes de todo el país.

En medio de la violencia que vivimos los y las jóvenes en nuestro país , en donde durante décadas  “hemos asistido a un exterminio juvenil en Honduras” (1) Dios actúa y el pueblo alaba su nombre con tanta fuerza que la opresión, el peligro, la impunidad y la descarada corrupción callan.

Los y las jóvenes “Han heredado este mundo de violencia y muerte, pero uds. tienen la llave para hacer un mundo diferente, un mundo de justicia verdadera  y de paz, Jesús re confirma la voluntad del padre, que tengamos vida y vida en abundancia”(2)

Dios ha liberado nuestros corazones, nos ha devuelto la vida, porque “¿Que significa vivir? ¿Respirar, caminar? ¿Eso es vivir? NO”(3) La vida es sentir, actuar, cuidar y proteger a través del amor, un amor que busca y comparte. “El verdadero amor es apertura, salida, ver alrededor”(4)

Nos despedimos de la ciudad de La Ceiba con  la esperanza de continuar, luchar, vivir, amar y compartir, esperanza que  ha vuelto a nuestros corazones  y que nada ni nadie podrá extinguir.

 

Carmen Suate Molina. Comunidad Cristo rey, Parroquia Santa Rita, Yoro.

 

(1)(2)(3)(4)Homilía JNJ 2018, Monseñor José A. Canales.

Creamos novedades

¿Qué será de este año 2018? Tenemos motivos para preocuparnos. En nuestro país, no sólo nos inquieta lo desconocido. También nos habita el fantasma de los conflictos que se han originado desde un poder absoluto que se impone a la fuerza.

Sin embargo, lo nuevo no sólo inquieta, también nos atrae porque está lleno de posibilidades:  posibilidades de abrir caminos nuevos e inéditos, posibilidades de ejercer nuestra creatividad, posibilidades de crecer en humanidad venciendo lo que la amenaza y la destruye, posibilidades de acercarnos a Dios con un corazón renovado.

2018

Este año será lleno de pequeños y grandes acontecimientos tanto a nivel personal como colectivo. En cada uno de ellos, se nos ofrecerá la posibilidad de transformar estos hechos en oportunidades para vivir nuestra vocación como hombre/mujer y como discípulo(a) de Jesús, y para abrirnos a la única “Novedad” que Él nos trae.

¡Que Dios les permita realizar sus mejores deseos, satisfacer sus necesidades y encontrar respuesta a sus búsquedas! ¡Que este año que comienza sea realmente nuevo y bueno para todos ustedes!

¡Muchas Felicidades!