Quiero hablar de un amor…

Durante el mes de enero tuve el regalo  de poder acompañar  la experiencia Magis, Centroamérica, este encuentro  de la juventud ignaciana de muchos lugares del mundo  llenó de colores nuestra América Central por unos días y como brisa suave pasó refrescando a tantos y tantas en Honduras, Guatemala, El Salvador, Costa Rica y Panamá, donde se juntaron todos/as los/as jóvenes que vivieron las experiencias para clausurar el Magis y unirse a  la Jornada Mundial de la Juventud, que se desarrolló en ciudad de Panamá del 22 al 27 de enero de 2019.

Desde hace muchos meses atrás la Provincia Jesuita centroamericana  se movía organizando este encuentro, muchos/as colaboraron de distintas maneras, yo era parte del grupo de voluntarios/as que podían hablar inglés pues en Honduras recibiríamos peregrinos/as de Taiwan, Corea y  Croacia además de jóvenes de República Dominicana y de Chile que participarian junto a los/as hondureños/as.  Mi trabajo era poder ayudar a los peregrinos a comunicarse, y aunque mi inglés estaba algo oxidado me ofrecí con gusto a colaborar porque me gustó mucho el espíritu de magis, este trabajo previo a la JMJ de profundización  con los y las jóvenes en su vida personal, comunitaria y espiritual, su sentido de peregrinación y las experiencias que se les ofrecían, me parecían además algo muy misionero y con la característica de la internacionalidad y el encuentro de culturas, algo muy presente en mi vocación.

¿Pero que interesante podría decir esta misionera de 41 años colada en un encuentro para jóvenes?…quienes deberían contar sus experiencias son los /as jóvenes peregrinas/os, (tal vez pronto alguno nos escriba); Sin embargo, he estado leyendo mensajes de muchos/as peregrinos/as en las redes sociales, expresando sus sentimientos, a muchos/as de ellos les conocí de vista , a otros/as más de cerca con quienes compartí la experiencia en el Valle del Aguán. Me parece importante que se expresen, que den testimonio , que nos contagien con su entusiasmo y energía, que sus sonrisas nos iluminen.

Hoy escribo porque quiero hablar de estos/as jóvenes y de lo que no han contado, sé que todos y todas quedaron muy shockeados con la realidad de Honduras, a menudo testeaba con mis paisanos chilenos y les preguntaba…¿si te hubiese contado todo esto, me habrías creído? ellos me decían nica… es decir  NO.

Este ver una realidad distinta y particularmente dolorosa afectada por la pobreza, la corrupción, la violencia y la dictadura, no les dejó indiferentes, vi a chicos y chicas llorar, los vi agarrarse la cabeza como tratando de entender, los vi impotentes antes los testimonios de nuestros hermanos/as hondureños/as que les compartían sus luchas, los vi tomar conciencia y soñar con esperanza que algo debe cambiar, que esta gente maravillosa de Honduras no debe quedar en el olvido, deben dejar de ser los omitidos, los invisibles.

Yo que ya vengo de vuelta sé que ante estas realidades primero esta la conmoción, luego viene el entusiasmo, y pocos alcanzan el compromiso real de hacer  el Reino de Dios, del que hablaba Jesús , presente en nuestros ambientes. Yo pido al buen Dios que haga crecer esta semilla en sus corazones y entiendan que como les dijo el Papa en Panamá “sigan caminando, sigan  viviendo la fe, compartan la fe y no se olviden que no son el mañana, no son el mientras tanto, sino el ahora de DIOS”

Vivimos juntos y juntas muchas cosas, yo les agradezco a cada uno y a cada una que me permitió compartir con ellos/as, que me dejó compartirles algo de mi experiencia también, les agradezco a todos/as por haber escuchado como Abrahán el “sal de tu tierra” y haber cruzado sus propias fronteras personales y todas las demás que nos alejan.

Antes que el Papa hablara en Panamá sobre los migrantes y tantos otros marginados , los  y las jóvenes que participaron en Honduras se sentían conmovidos/as por esta realidad, justo por esos días en que viajábamos a Guatemala para tomar nuestro vuelo a Panamá, conocimos la noticia que otros iban saliendo en nuevas caravanas, he aquí uno de los gestos mas hermosos que vi en el camino, el almuerzo fue abundante y sobró mucha comida, mientras comía,  escuché a una joven que dijo por qué en vez de dejar esta comida  que la van a tirar,  por qué no la llevamos para la gente que va en la caravana? Todos y todas aceptaron y empezaron a organizarse de una manera increíble, los chicos de Taiwan, de Corea, de Chile, de República Dominicana y Honduras, armaron bolsas reciclando sus propias bolsas del desayuno, más las cajas que les dieron en el restaurant, agregaron más cosas y hasta compraron agua, eran 3 buses pero todo el acopio y organización se concentró en un solo bus. Yo, que algo conozco de las rutas de los migrantes, les dije que esa ruta por la que viajábamos no era muy habitual, pero sin duda, si no encontrábamos gente en el camino,  en Ciudad de Guatemala sí podrían entregar sus bolsitas, ellos lejos de desanimarse dijeron ok, estaremos atentos y si no en Guatemala… de pronto alguien gritó ¡migrantes! el bus paró y corrieron unos cuantos varones migrantes  al bus tal vez esperando un jalón, pero se encontraron estos chiquillos de todos colores dándoles algo para continuar su camino, y el agradecimiento de los caminantes era evidente, no entendían nada, solo que alguien les daba un respiro, un bocado para seguir caminando, yo iba muy cansada con el largo viaje, pero al ver esa escena, lloré  de emoción por la bondad y generosidad de estos/as jóvenes, lloré  de vergüenza porque yo iba cansada de estar horas sentada en un bus y ellos caminaban kilómetros y kilómetros, lloré por tanto que he ido acumulando en mi trabajo con los migrantes, mi amiga Sarah  que sabe de lo mismo, tomó mi mano y creo que lloramos juntas. Varias veces el bus frenó a repartir bocado y sobretodo amor y sonrisas, a los migrantes , los y las  jóvenes tenían una cadena humana y repartían diferentes alimentos para hombres y mujeres y también habían algunos menores . Dentro del bus los/as que estaban sentados/as les hacían señas por las ventanas y les animaban, el padre Mello que iba adelante les echaba su  bendición mezclada con palabras de fuerza y animo.  Recordé  este viaje cuando Francisco nos decía en una de sus homilías: que el mismo camino sea  la recompensa,   el discípulo no es solamente el que llega a un lugar si no el que empieza con decisión, el que no tiene miedo a arriesgar y ponerse a caminar.

Yo vi jóvenes maravillosos/as, que si necesitaban traducciones sobretodo a la hora de instrucciones, pero que eran capaces de comunicarse  entre sí y con la gente sencilla de nuestros pueblos a través de abrazos, gestos, bailes y  compasión, vi jóvenes que “con sus gestos y actitudes, con sus miradas, sus deseos y especialmente con su sensibilidad desmienten y desautorizan todos esos discursos que se concentran y se empeñan en sembrar división, en excluir o expulsar a los que “no son como nosotros””(Papa Francisco)

Yo vi jóvenes que creen en el amor y no temen gastar su vida en ella…pero sabemos que hay miles de jóvenes que no tienen la oportunidad de vivir su vida en plenitud, jóvenes invisibles, jóvenes que no han tenido la oportunidad de decidir sus vidas y que son vivos que parecen muertos sin disfrutar su juventud en libertad.

Yo no sabía mucho que podía aportar esas semanas, pero me quedó claro que debo siempre mirar a los y las jóvenes con los ojos de Dios y amarles  y no dejar de preguntarme que estoy haciendo por  y con ellos/as, para aportar en su desarrollo como personas. “Sólo lo que se ama, puede ser salvado”

_MG_9703Yanira Arias, peregrina de la vida, Misionera laica chilena en Honduras.

En la foto, la segunda a la izquierda acompañada de Jóvenes de Honduras, Chile, Corea y República Dominicana

 

Notas:

#Magis:  es una palabra latina muy típica de la espiritualidad ignaciana, que significa “más”. Pero “más” en qué… Pues en todo aquello que tiene que ver con nuestra relación con Dios y con aquellas decisiones personales que en un momento u otro de la vida tengamos que tomar. Encierra, por tanto, no un “más” de cantidad sino de calidad.

#Puede ver el video de Homilia de Envío y Clausura JMJ

#El titulo de este artículo está inspirado en la canción Canción al Corazón de Jesús, Cristobal Fones SJ

#agradezco a todos y todas quienes compartieron sus fotos en especial a Kike, Jaime Sobarzo

 

Homilía del Papa Francisco, Ceremonia de Bienvenida de la JMJ 2019

¡Qué bueno volver a encontrarnos y hacerlo en esta tierra que nos recibe con tanto color y calor! Juntos en Panamá, la Jornada Mundial de la Juventud es otra vez una fiesta de alegría y esperanza para la Iglesia toda y, para el mundo, un enorme testimonio de fe. Me acuerdo que, en Cracovia, algunos me preguntaron si iba a estar en Panamá y les contesté: “yo no sé, pero Pedro seguro va a estar. Pedro va a estar”.

Hoy me alegra decirles: Pedro está con ustedes para celebrar y renovar la fe y la esperanza. Pedro y la Iglesia caminan con ustedes y queremos decirles que no tengan miedo, que vayan adelante con esa energía renovadora y esa inquietud constante que nos ayuda y moviliza a ser más alegres y disponibles, más “testigos del Evangelio”. Ir adelante no para crear una Iglesia paralela un poco más “divertida” o “cool” en un evento para jóvenes, con algún que otro elemento decorativo, como si a ustedes eso los dejara felices. Pensar así sería no respetarlos y no respetar todo lo que el Espíritu a través de ustedes nos está diciendo.

¡Al contrario! Queremos reencontrar y despertar junto a ustedes la continua novedad y juventud de la Iglesia abriéndonos a un nuevo Pentecostés (cf. SÍNODO SOBRE LOS JÓVENES, Doc. final, 60). Eso solo es posible, como lo acabamos de vivir en el Sínodo, si nos animamos a caminar escuchándonos y a escuchar complementándonos, si nos animamos a testimoniar anunciando al Señor en el servicio a nuestros hermanos; servicio concreto, se entiende.

Sé que llegar hasta aquí no ha sido nada fácil. Conozco el esfuerzo, el sacrificio que realizaron para poder participar en esta Jornada. Muchos días de trabajo y dedicación, encuentros de reflexión y oración hacen que el camino sea en gran medida la recompensa. El discípulo no es solamente el que llega a un lugar sino el que empieza con decisión, el que no tiene miedo de arriesgar y ponerse a caminar. Esa es su mayor alegría, estar en camino. Ustedes no tuvieron miedo de arriesgar y caminar.

Hoy podemos “estar de rumba”, porque esta rumba comenzó hace ya mucho tiempo en cada comunidad.  Venimos de culturas y pueblos diferentes, hablamos lenguas diferentes, usamos ropas diferentes. Cada uno de nuestros pueblos ha vivido historias y circunstancias diferentes. ¡Cuántas cosas nos pueden diferenciar!, pero nada de eso impidió poder encontrarnos y sentirnos felices por estar juntos. Eso es posible porque sabemos que hay algo que nos une, hay Alguien que nos hermana. Ustedes, queridos amigos, han hecho muchos sacrificios para poder encontrarse y así se transforman en verdaderos maestros y artesanos de la cultura del encuentro.

Con sus gestos y actitudes, con sus miradas, sus deseos y especialmente con su sensibilidad desmienten y desautorizan todos esos discursos que se concentran y se empeñan en sembrar división, en excluir o expulsar a los que “no son como nosotros”. Y esto porque tienen ese olfato que sabe intuir que «el amor verdadero no anula las legítimas diferencias, sino que las armoniza en una unidad superior» (BENEDICTO XVI, Homilía, 25 enero 2006).

Por el contrario, sabemos que el padre de la mentira prefiere un pueblo dividido y peleado, a un pueblo que aprende a trabajar juntos.  Ustedes nos enseñan que encontrarse no significa mimetizarse, ni pensar todos lo mismo o vivir todos iguales haciendo y repitiendo las mismas cosas, escuchando la misma música o llevando la camiseta del mismo equipo de fútbol. No, eso no. La cultura del encuentro es un llamado e invitación a atreverse a mantener vivo un sueño en común.

Sí, un sueño grande y capaz de cobijar a todos. Ese sueño por el que Jesús dio la vida en la cruz y el Espíritu Santo se desparramó y tatuó a fuego el día de Pentecostés en el corazón de cada hombre y cada mujer, en el tuyo y en el mío, a la espera de que encuentre espacio para crecer y desarrollarse. Un sueño llamado Jesús sembrado por el Padre con la confianza que crecerá y vivirá en cada corazón. Un sueño que corre por nuestras venas, estremece el corazón y lo hace bailar cada vez que los escuchamos: «Ámense los unos a los otros.

Así como yo los he amado, ámense también ustedes. En eso todos reconocerán que ustedes son mis discípulos: en el amor que se tengan los unos a los otros» (Jn 13,3435). A un santo de estas tierras le gustaba decir: «el cristianismo no es un conjunto de verdades que hay que creer, de leyes que hay que cumplir, o de prohibiciones. Así resulta muy repugnante. El cristianismo es una Persona que me amó tanto, que reclama y pide mi amor.

El cristianismo es Cristo» (cf. S. OSCAR ROMERO, Homilía, 6 noviembre 1977); es desarrollar el sueño por el que dio la vida: amar con el mismo amor que nos ha amado.  Nos preguntamos: ¿Qué nos mantiene unidos? ¿Por qué estamos unidos? ¿Qué nos mueve a encontrarnos? La seguridad de saber que hemos sido amados con un amor entrañable que no queremos y no podemos callar y nos desafía a responder de la misma manera: con amor. Es el amor de Cristo el que nos apremia (cf. 2 Co 5,14).  Un amor que no “patotea” ni aplasta, un amor que no margina ni calla, un amor que no humilla ni avasalla. Es el amor del Señor, amor cotidiano, discreto y respetuoso, amor de libertad y para la libertad, amor que sana y levanta.

Es el amor del Señor que sabe más de levantadas que de caídas, de reconciliación que de prohibición, de dar nueva oportunidad que de condenar, de futuro que de pasado. Es el amor silencioso de la mano tendida en el servicio y la entrega que no se pavonea.  ¿Creés en este amor? ¿Es un amor que vale la pena? Fue la misma pregunta e invitación que recibió María. El ángel le preguntó si quería llevar este sueño en sus entrañas y hacerlo vida, hacerlo carne. Ella dijo: «He aquí la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra» (Lc 1,38). María se animó a decir “sí”.

Se animó a darle vida al sueño de Dios. Y es lo mismo que el ángel te quiere preguntar a vos, a vos, a mí: ¿querés que este sueño tenga vida? ¿Querés darle carne con tus manos, con tus pies, con tu mirada, con tu corazón? ¿Querés que sea el amor del Padre el que te abra nuevos horizontes y te lleve por caminos jamás imaginados y pensados, soñados o esperados que alegren y hagan cantar y bailar al corazón? ¿Nos animamos a decirle al ángel, como María: he aquí los siervos del Señor, hágase? Queridos jóvenes: Lo más esperanzador de esta Jornada no será un documento final, una carta consensuada o un programa a ejecutar. Lo más esperanzador de este encuentro serán vuestros rostros y una oración. Cada uno volverá a casa con la fuerza nueva que se genera cada vez que nos encontramos con los otros y con el Señor, llenos del Espíritu Santo para recordar y mantener vivo ese sueño que nos hermana y que estamos invitados a no dejar que se congele en el corazón del mundo: allí donde nos encontremos, haciendo lo que estemos haciendo, siempre podremos levantar la mirada y decir: Señor, enséñame a amar como tú nos has amado —¿se animan a repetirlo conmigo?—. Señor, enséñame a amar como tú nos has amado.

No podemos terminar este primer encuentro sin agradecer. Gracias a todos los que han preparado con mucha ilusión esta Jornada Mundial de la Juventud. Gracias por animarse a construir y hospedar, por decirle “sí” al sueño de Dios de ver a sus hijos reunidos. Gracias Mons. Ulloa y todo su equipo por ayudar a que Panamá hoy sea no solamente un canal que une mares, sino también canal donde el sueño de Dios siga encontrando cauces para crecer y multiplicarse e irradiarse en todos los rincones de la tierra. Amigos, que Jesús los bendiga y Santa María la Antigua los acompañe siempre, para que seamos capaces de decir sin miedo, como ella: «Aquí estoy. Hágase».

Foro Social Mundial de las Migraciones, México 2-4 noviembre 2018

 

El Foro Social Mundial de las Migraciones (FSMM) se desprende del Foro Social Mundial, pensado como un proceso en construcción permanente, horizontal y descentralizado, asumiendo como principios organizativos la autonomía, la autogestión y la autosuficiencia. Es un espacio de encuentro de la unidad en la diversidad, de reconocimiento entre personas, colectivos y movimientos para visibilizar, fortalecer y articular distintos grupos y luchas antisistémicas, vinculadas en su ser y sentir migratorio.

Resultado de imagen para fsmm

El Foro Social Mundial de las Migraciones busca la construcción de una nueva visión de la migración, detonar un cambio y fomentar la inclusión, el respeto, la igualdad, el reconocimiento y valoración de las diferencias. Busca construir un proceso social en favor de la defensa de los derechos de las personas migrantes y sus familiares que les incorpore en la discusión de sus necesidades y expectativas y soluciones, fortalezca los diálogos entre las redes sociales y las personas migrantes, y sea capaz de influir en las decisiones de políticas públicas para hacer política de otra forma, no desde el poder sino desde la resistencia, desde las personas mismas y su visión de cómo enfrentar la realidad que viven y les hace migrar.

Desde este espacio llamado FSMM  se ha hecho una convocatoria amplia teniendo como eje rector a la migración, pero entendiendo su impacto y alcances en otros ámbitos sociales.

Desde los albores de los tiempos, hemos hecho de la movilidad una posibilidad de ser protagonistas de nuestros destinos en pos de alcanzar mayores grados de seguridad y solidaridad individual y colectiva. La migración siempre ha sido y seguirá siendo consustancial a las realidades internacionales, a la humanidad y al ser humano. Si ayer nos desplazábamos por necesidad y en búsqueda de esperanza, hoy se suman con fuerza las desigualdades, las crisis ambientales, el productivismo desarrollista, el trabajo y los nuevos conflictos globalizados.

Hoy, una de cada siete personas en el planeta -alrededor de 1000 millones- es migrante y experimenta las múltiples formas de movilidad humana de forma directa o indirecta, natural o forzada, consciente o inconsciente, temporal, puntual, definitiva o continua. 750 millones de migrantes internos, 250 millones de migrantes transnacionales, 65 millones de personas desplazadas forzadas y refugiadas, la mayor cifra desde las grandes guerras mundiales.

En la mayoría de los casos son trabajadorxs sometidxs a condiciones de alta vulnerabilidad y explotación extrema, discriminación constante y exclusión social múltiple. Y aun así han sido y son vectores de riqueza, de nuevas ciudadanías, de enriquecimiento cultural y primera línea en diversas luchas sociales.

Hoy en día, somos testigos directos de que los muros, las identidades nacionalistas exacerbadas, la erosión del derecho a la movilidad, los conceptos de gobernanza, “migración regular, ordenada y segura” y la negación migratoria, señales características de un mundo atrapado en el círculo perverso de su pasado, nos envuelven, nos apartan o nos matan.

Rechazamos esta perspectiva destructiva que, al igual que otros temas de la agenda internacional, no contempla la raíz sistémica y compleja de los problemas. De algún modo, nuestros movimientos son directamente un medidor proporcional al grado de inestabilidad del tablero internacional. Nuestra lucha migrante se sitúa claramente en esta encrucijada. En el fondo, se trata de una lucha por disputar una sociedad y una matriz de mundialización positiva, legítima, democrática, no excluyente, por una visión integradora de los pueblos y la diversidad del mundo en el que quepan todos los mundos. Es de hecho una lucha solidaria y transversal a otras luchas éticas, económicas, políticas, ambientales, civilizatorias, tanto local como global.

El año 2018, está siendo, sin duda emblemático de la movilidad humana en el acontecer mundial. En  estos días de noviembre de ese año nuestros caminos se cruzarán en México: para conocernos, dialogar, compartir y acordar. Para reconocer nuestra hermandad desde nuestras diferencias; para luchar, resistir y rebelarnos continua y colectivamente en contra de la hidra del capitalismo, el racismo, el colonialismo y el patriarcado.

Ante un Pacto Global convocado por la Organización de las Naciones Unidas, la sociedad civil ha hecho escuchar su voz. En todos los comunicados resultados de distintas reuniones que dan seguimiento a este proceso se coincidió en la necesidad de superar la perspectiva hegemónica de política migratoria que plantea una gestión de las migraciones “regular, ordenada y segura”, por una visión humanista que permita “acoger, proteger, promover e integrar” a las personas migrantes, reafirmando la movilidad humana como un derecho arraigado en la igualdad esencial del ser humano.

Por lo anterior, la Secretaria Técnica del 8º FSMM México 2018 ha convocado en la Ciudad de México, los días 2, 3 y 4 de noviembre del 2018  para que se den cita migrantes, defensores, representantes, académicos y activistas de las organizaciones y movimientos de resistencia en el mundo entero, a fin de tener reuniones presenciales y/o virtuales para coordinar acciones globales que se llevarán a cabo en sus regiones/países, todo ello dentro de un “Compromiso Migrante Global” para dar inicio en el contexto de la movilidad activa y combativa a una Jornada(s) Mundial de Resistencia por la Movilidad Global.

Los diálogos y encuentros durante el Foro Social Mundial de las Migraciones 2018, se basarán en los siguientes ejes temáticos:

  • 1. Derechos humanos, inclusión social, hospitalidad y movilidad.
  • 2. Realidades de las fronteras, muros y otras barreras.
  • 3. Resistencias, actores, movimientos y acciones colectivas.
  • 4. La crisis sistémica del capitalismo y sus consecuencias para la migración.
  • 5. Migración, género y cuerpo.
  • 6. Migración, los derechos de la Madre Naturaleza, el cambio climático y las disputas Norte – Sur.

Mas Información en FSMM

 

 

El éxodo destapa la trama

Durante muchos días hemos sido testigos del exodo de migrantes hondureñ@s y alrededor de esta situación han surgido muchas voces de solidaridad y también las de aquellos que toman ventaja y quienes criminalizan la pobreza.  Hoy más que nunca urge combatir las causas estructurales que generan las migraciones y no la migración misma.

Compartimos con uds. El posicionamiento de la Red Jesuita con Migrantes  ante la caravana de migrantes que continúa avanzando

el-exodo-destapa-la-trama_DOC_RJM_LAC

 

Oscar Romero, el Santo de América

De Francisco de Ferari

Hoy el Papa Francisco firmó el decreto que canoniza a Oscar Romero a finales de octubre. Si bien el pueblo sencillo ya lo había declarado santo desde antes de que lo asesinaran, esta es una noticia muy importante para los pobres y excluídos de América Latina (y del mundo entero). Es el reconocimiento institucional a aquella iglesia comprometida en la promoción y defensa del pueblo, una “iglesia pobre y para los pobres”, aquella que nos anima a organizarnos y nos inyecta terca esperanza.

Les comparto este precioso poema de Dom Pedro Casaldáliga:

Romero de la Pascua Latinoamericana
(Pedro Casaldáliga)

El ángel del Señor anunció en la víspera…

El corazón de El Salvador marcaba
24 de marzo y de agonía.
Tú ofrecías el Pan,
el Cuerpo Vivo
-el triturado cuerpo de tu Pueblo;
Su derramada Sangre victoriosa
-¡la sangre campesina de tu Pueblo en masacre
que ha de teñir en vinos de alegría la aurora conjurada!

El ángel del Señor anunció en la víspera,
y el Verbo se hizo muerte, otra vez, en tu muerte;
como se hace muerte, cada día, en la carne desnuda de tu Pueblo.

¡Y se hizo vida nueva
en nuestra vieja Iglesia!

Estamos otra vez en pie de testimonio,
¡San Romero de América, pastor y mártir nuestro!
Romero de la paz casi imposible en esta tierra en guerra.
Romero en flor morada de la esperanza incólume de todo el Continente.
Romero de la Pascua latinoamericana.
Pobre pastor glorioso, asesinado a sueldo, a dólar, a divisa.

Como Jesús, por orden del Imperio.
¡Pobre pastor glorioso,
abandonado
por tus propios hermanos de báculo y de Mesa…!
(Las curias no podían entenderte:
ninguna sinagoga bien montada puede entender a Cristo).

Tu pobrería sí te acompañaba,
en desespero fiel,
pasto y rebaño, a un tiempo, de tu misión profética.
El Pueblo te hizo santo.
La hora de tu Pueblo te consagró en el kairós.
Los pobres te enseñaron a leer el Evangelio.

Como un hermano herido por tanta muerte hermana,
tú sabías llorar, solo, en el Huerto.
Sabías tener miedo, como un hombre en combate.
¡Pero sabías dar a tu palabra, libre, su timbre de campana!

Y supiste beber el doble cáliz del Altar y del Pueblo,
con una sola mano consagrada al servicio.
América Latina ya te ha puesto en su gloria de Bernini
en la espuma-aureola de sus mares,
en el retablo antiguo de los Andes alertos,
en el dosel airado de todas sus florestas,
en la canción de todos sus caminos,
en el calvario nuevo de todas sus prisiones,
de todas sus trincheras,
de todos sus altares…
¡En el ara segura del corazón insomne de sus hijos!

San Romero de América, pastor y mártir nuestro:
¡nadie hará callar tu última homilía!

1°Domingo de Adviento. 

Iniciamos este período de Adviento en este momento difícil de nuestra historia. La Palabra de Dios de este domingo nos invita a velar. Hoy más que nunca necesitamos estar vigilando. No podemos vivir como si no pasara nada o hacer como el avestruz que ante un problema pone la cabeza bajo la arena. Preparándonos a la Navidad, hay que despertar a una esperanza viva y ella se manifiesta como indignación moral ante el abuso de poder, la violencia institucional y la mentira erigida en sistema.

“La injusticia me subleva, ciertamente. Y pienso que debería sublevar a todos los hijos de Dios” Pedro Casaldaliga

— 

Centroamérica Nuestra

CentroamericaHonduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica conmemoran este día su 195 aniversario de independencia, una fecha que revive aquel histórico 15 de septiembre de 1821 que significó la libertad de los pueblos centroamericanos.

Hoy mas que nunca urge reivindicar esta LIBERTAD, Honduras y sus hermanas y hermanos de Centroamérica, debe seguir soñando con hondear la Bandera de la Justicia y la paz que la harán un pueblo libre.

Les compartimos un poema de Pedro Casaldáliga a nuestra Centroamérica.

Un abrazo lleno de esperanza de parte de todos y todas los miembros y asociados-as a la SME a este pueblo que nos ha acogido.

CENTROAMÉRICA NUESTRA

Como un volcán en ti,
la paz de la Justicia.
Bandera de los Pobres,
como un viento de luchas,
la Libertad, en ti.

¡Centroamérica nuestra!,
toda en dolor de parto,
futura como el Reino,
diaria como el llanto.

Maíz de tierra y sangre, madura, la Esperanza.
Amor en cada piedra, tatuada de Historia.
Tortilla compartida, la Pascua verdadera.

¡Eje del Mundo Nuevo,
Centroamérica nuestra!

Calladla, eruditos, fariseos.
Dejadla en paz, los grandes, invasores.
Veladla, de rodillas, los pequeños.
(Dios la tenga en sus manos, día y noche,
como un pájaro en vuelo).

Que nadie aborte el sueño que late en la montaña.
Que nadie apague el fuego que dora de Promesa
las tiendas del exilio.

Que nadie vista el día
desnudamente nuestro
nace de la noche en Centroamérica.

Defensora de derechos indígenas de Honduras gana el Premio Front Line Defenders para defensoras/es de derechos humanos en riesgo 2016

Ana Mirian 2016 Award Winner Graphic_Spanish

Durante casi una década de defensa de la tierra y los ríos de su comunidad ante la destrucción causada por las empresas, la hondureña Ana Mirian Romero ha sido objeto de ataques armados, agresiones físicas, amenazas de muerte y campañas de difamación. A principios de 2016 su casa fue completamente quemada, y sus hijos se han visto obligados a abandonar la escuela debido al constante acoso del que son objeto.

Mary Robinson, quien fue presidente de Irlanda y Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, y actual presidenta de la Fundación Mary Robinson – Climate Justice, entregó a Ana Mirian el Premio Front Line Defenders para defensoras-es de DDHH en riesgo 2016. 

“Ana Mirian, su marido y sus hijos son objeto de ataques armados, amenazas y acoso debido a su lucha por los derechos a la tierra de su comunidad indígena y el medio ambiente local, lo cual en última instancia tiene un impacto global. Las/os defensoras/es como Ana ponen en riesgo sus vidas para proteger el medio ambiente, no sólo para la generación actual, sino para las generaciones futuras. A pesar de los riesgos que amenazan la vida de los/as defensores/as de derechos humanos en Honduras, Ana ha perseverado. El Premio Front Line Defenders es un reconocimiento al trabajo que Ana y tantas mujeres como ella llevan a cabo por el bien común, y tengo el honor de entregarle el premio aquí hoy”, dijo la señora Robinson en la ceremonia en el Dublin’s City Hall.

Ana Mirian es una mujer lenca e integrante del Movimiento Indígena Lenca de La Paz Honduras, MILPAH, y del Consejo Indígena de San Isidro Labrador. Ella ha luchado por el reconocimiento legal de las tierras indígenas de su comunidad, y en contra de la instalación de la presa de Los Encinos hidroeléctrica, la cual destruiría sus medios de vida. En consecuencia, ella, su familia y los demás miembros de MILPAH son ahora blanco de repetidos ataques por parte de la policía, militares y civiles armados vinculados a la empresa hidroeléctrica.

En su discurso de aceptación del Premio Front Line Defenders hoy en Dublín, Ana Mirian hizo un llamamiento hacia la protección de los/as defensores indígenas en todo el mundo, los cuales se enfrentan a riesgos personales extremos debido a su trabajo contra la destrucción corporativa de su tierra. En Dublin, Ana Mirian dijo:

“No luchamos. Defendemos. Defendemos el río, los bosques, y el aire puro que respiramos. Eso es todo lo que queremos – tierra, aire y agua que no se contaminen por las presas. Estamos perseguidos y amenazados por esto, pero lo hacemos por el futuro de nuestros hijos. No sabemos qué más nos va a pasar, pero estamos dispuestos y listos para defender lo que tenemos”.

Presentado anualmente, el Premio Front Line Defenders para defensoras/es de derechos humanos en riesgo honra la labor de defensores y defensoras que, de manera no violenta, contribuyen de forma extraordinaria a la promoción y protección de los derechos humanos en sus comunidades, a menudo bajo serios riesgos personales.

Fuente : http://www.frontlinedefenders.org

Con profundo pesar, lamentamos el asesinato de Berta Cáceres,  defensora de los derechos de las mujeres y los pueblos indígenas de Honduras, nos unimos en solidaridad a su familia y al pueblo hondureño en estas horas de dolor e indignación.

Berta CaceresHondureños, hermanos, ¡sed vosotros!
Grabad en cada piedra
de todos vuestros montes y quebradas
esta sola palabra: Dignidad.
Ponte de pie, en la noche,
y urge la madrugada,
Honduras clandestina.
Sean tuyos los montes,
limpios de mercenarios.
Tuyo sea el maíz,
libre de Compañías.
Sea tuya la vida, liberada.

Sobre tu boca, rota
de miseria y de espanto,
el Padre de los pobres
pondrá un guacal de Pascua,
leche y miel de alegría.
Cosecharás cantando
tu siembra de dolores.

(Fragmento Honduras Clandestina, P. Casáldaliga)

PAZ Y JUSTICIA EN HONDURAS

NO MAS IMPUNIDAD

Equipo de Redacción del Blog Sme Honduras.

 

COMUNICADO DE LA PASTORAL DE MOVILIDAD HUMANA EN EL MARCO DE LA SEMANA DEL MIGRANTE 01 AL 06 DE SEPTIEMBRE 2015 HONDURAS, CA.

Porque somos UNA IGLESIA SIN FRONTERAS, MADRE DE TODOS Y TODAS , desde hace muchos años nos preocupamos y ocupamos en promover y luchar por la garantía de los derechos de los-as migrantes y sus familias.

Son miles y miles de connacionales que se sienten forzados a abando­nar el país de forma irregular por la falta de condiciones digna de vida. Estamos hablando de una violación permanente de los derechos humanos. Son millones de niños, niñas, adolescentes, jóvenes, adultos y adultos mayores privados del derecho fundamental de la alimenta­ción, salud, educación, vivienda, propiedad, empleo digno, familia y el que se ha agravado mucho en los últimos 5 años, derecho a la vida y a la seguridad.

La reunificación familiar NO ES el principal motivo de la emigración. La inseguridad alimentaria, el despojo de tierras por terratenientes, narcotraficantes o para la ejecución de megas proyectos de minería, hidroeléctrica y Zonas de Empleo y Desarrollo Económico – ZEDE (principalmente en contra de la población indígena y afro hondureña), la falta de oportunidad de empleo  digno, amenazas y extorsiones por parte del crimen organizado, maras y pandillas son los principales factores que determinan la emigración de nuestros hermanos y herma­nas hondureños-as.

Pero todo el anterior ES CONSECUENCIA de las dos verdaderas causas de emigración forzada: LA CORRUPCIÓN E IMPUNIDAD en todas sus modalidades y niveles.

Según su Eminencia, el Cardenal Oscar Andrés Rodríguez, toda la ayuda internacional que llegó a Honduras desde el Huracán Mitch, y sigue llegando, es suficiente para hacer millonarios a  los más de 8 millones y medio de hondureñas y hondureños. ¿Qué pasó y pasa con este dinero? ¿Dónde está la efectiva reconstrucción de Honduras?

¿Dónde están los hospitales, escuelas y colegios públicos de calidad?

¿Y el acceso al agua y las redes de alcantarillado?

¿Qué nos parece una educación pública que en la práctica significa cobro ilegal de matrículas y tasas con la justificativa de que eso es necesario porque el gobierno no envía presupuesto suficiente para el mantenimiento de las escuelas? Sin hablar que no hay cupo suficiente para todos los niños, niñas y adolescentes y cuando os logra, todavía en muchos casos, los papás son obligados a comprarles a sus hijos hasta los pupitres.

No hermanos y hermanas, la violación de los derechos humanos de los migrantes y sus familias no es solo culpa de Estados Unidos y México, es responsabilidad principalmente de Honduras, del pecado de omisión de políticos que, gobierno tras gobierno, no gobiernan según el verdadero cristianismo: para el bien común. El bien común, según muy bien nos orienta la Doctrina Social de la Iglesia, es totalmente contrario a la acumulación de bienes y riquezas, es construcción de justicia e equidad.

Hablando de justicia, NO ES JUSTO creer que la crisis humanitaria de la niñez migrante quedó allá en 2014. Del 01 de enero al 23 de agosto del presente año ya fueron deportados desde México y Estados Unidos 5,354 menores de 18 años. Siendo que el número total de deporta­ciones en el mismo periodo, entre adultos y menores, es de 35,438, encontramos que las deportaciones de menores representan el 15% del total, 5% a más que en 2014 que el total de deportaciones de menores representó un 10%.

Pero las personas migrantes no son números, no son delincuentes, son seres humanos, hijos e hijas de Dios, nuestros hermanas y hermanos, son sujetos de derecho. Según artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos MIGRAR ES UN DERECHO. Literalmente se lee:”1.Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado. 2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país” Sin embargo el que obliga a emigrar es un delito contra la dignidad humana.

Seamos legítimos cristianos. Sigamos los pasos de Jesucristo y salgamos de nuestro egoísmo, nuestro deseo de ser, tener y poder y vayamos al encuentro de las personas migrantes, de los más pobres y abandonados y compartamos nuestro tiempo, atención, capacidades y bienes. La corresponsabilidad en la construcción de un mundo de justicia y paz es otra fundamental enseñanza de la Doctrina Social de la Iglesia.

Hablando de Paz. ¿Qué es la Paz? El Papa Pablo VI en su Encíclica Popu­lorum Progressio, de 1967, afirmó que la Paz es la ausencia de todo y cualquier tipo de violencia, es el desarrollo integral del ser humano. 

Oremos a Dios, en especial en este mes de la Patria, para que haya cambios estructurales, que la inversión mayor del dinero público sea para garantizar vida digna a toda la población y no para aumen­tar el número de militares, policías, armas y patrullas. Pues, la construcción de Paz es posible cuando la prioridad es garantizar el desarrollo integral de todos los ciudadanos y ciudadanas.

firmantes

La Hospitalidad

ROMPE

Los muros