Oscar Romero, el Santo de América

De Francisco de Ferari

Hoy el Papa Francisco firmó el decreto que canoniza a Oscar Romero a finales de octubre. Si bien el pueblo sencillo ya lo había declarado santo desde antes de que lo asesinaran, esta es una noticia muy importante para los pobres y excluídos de América Latina (y del mundo entero). Es el reconocimiento institucional a aquella iglesia comprometida en la promoción y defensa del pueblo, una “iglesia pobre y para los pobres”, aquella que nos anima a organizarnos y nos inyecta terca esperanza.

Les comparto este precioso poema de Dom Pedro Casaldáliga:

Romero de la Pascua Latinoamericana
(Pedro Casaldáliga)

El ángel del Señor anunció en la víspera…

El corazón de El Salvador marcaba
24 de marzo y de agonía.
Tú ofrecías el Pan,
el Cuerpo Vivo
-el triturado cuerpo de tu Pueblo;
Su derramada Sangre victoriosa
-¡la sangre campesina de tu Pueblo en masacre
que ha de teñir en vinos de alegría la aurora conjurada!

El ángel del Señor anunció en la víspera,
y el Verbo se hizo muerte, otra vez, en tu muerte;
como se hace muerte, cada día, en la carne desnuda de tu Pueblo.

¡Y se hizo vida nueva
en nuestra vieja Iglesia!

Estamos otra vez en pie de testimonio,
¡San Romero de América, pastor y mártir nuestro!
Romero de la paz casi imposible en esta tierra en guerra.
Romero en flor morada de la esperanza incólume de todo el Continente.
Romero de la Pascua latinoamericana.
Pobre pastor glorioso, asesinado a sueldo, a dólar, a divisa.

Como Jesús, por orden del Imperio.
¡Pobre pastor glorioso,
abandonado
por tus propios hermanos de báculo y de Mesa…!
(Las curias no podían entenderte:
ninguna sinagoga bien montada puede entender a Cristo).

Tu pobrería sí te acompañaba,
en desespero fiel,
pasto y rebaño, a un tiempo, de tu misión profética.
El Pueblo te hizo santo.
La hora de tu Pueblo te consagró en el kairós.
Los pobres te enseñaron a leer el Evangelio.

Como un hermano herido por tanta muerte hermana,
tú sabías llorar, solo, en el Huerto.
Sabías tener miedo, como un hombre en combate.
¡Pero sabías dar a tu palabra, libre, su timbre de campana!

Y supiste beber el doble cáliz del Altar y del Pueblo,
con una sola mano consagrada al servicio.
América Latina ya te ha puesto en su gloria de Bernini
en la espuma-aureola de sus mares,
en el retablo antiguo de los Andes alertos,
en el dosel airado de todas sus florestas,
en la canción de todos sus caminos,
en el calvario nuevo de todas sus prisiones,
de todas sus trincheras,
de todos sus altares…
¡En el ara segura del corazón insomne de sus hijos!

San Romero de América, pastor y mártir nuestro:
¡nadie hará callar tu última homilía!

Reflexión: Viernes 2 de Marzo

Mt. 21,33-43.45-46

Nos rodean los que se creen dueños de tu viña Señor.

Ellos, los poderosos e insensatos administradores te desconocen e ignoran a tus hijos e hijas, les acechan, les torturan, les matan.

Antes fueron Jeanette, Margarita y tantos otros, hasta que una noche vinieron y mataron a Berta, la de La Esperanza, la guardiana de los Ríos.

Cuando vuelvas, ¿Que harás con los que han matado a tus hijos e hijas y se han adueñado de tu viña?

Tu respuesta nos deja atónitos, la novedad y autenticidad de tu Reino es la predilección por los últimos, he ahí nuestra esperanza de liberación, nuestra convicción y la fuerza de nuestro grito de justicia. Ellos tienen la bala y la muerte, nosotros Tu palabra que es vida.

Yanira Arias, Honduras

Berta.jpg

Creamos novedades

¿Qué será de este año 2018? Tenemos motivos para preocuparnos. En nuestro país, no sólo nos inquieta lo desconocido. También nos habita el fantasma de los conflictos que se han originado desde un poder absoluto que se impone a la fuerza.

Sin embargo, lo nuevo no sólo inquieta, también nos atrae porque está lleno de posibilidades:  posibilidades de abrir caminos nuevos e inéditos, posibilidades de ejercer nuestra creatividad, posibilidades de crecer en humanidad venciendo lo que la amenaza y la destruye, posibilidades de acercarnos a Dios con un corazón renovado.

2018

Este año será lleno de pequeños y grandes acontecimientos tanto a nivel personal como colectivo. En cada uno de ellos, se nos ofrecerá la posibilidad de transformar estos hechos en oportunidades para vivir nuestra vocación como hombre/mujer y como discípulo(a) de Jesús, y para abrirnos a la única “Novedad” que Él nos trae.

¡Que Dios les permita realizar sus mejores deseos, satisfacer sus necesidades y encontrar respuesta a sus búsquedas! ¡Que este año que comienza sea realmente nuevo y bueno para todos ustedes!

¡Muchas Felicidades!

 

3° Domingo de Adviento

“Yo soy la voz que grita en el desierto” Juan 1, 23

Los profetas y los testigos de la verdad y de la luz son voces que gritan en los desiertos y llaman a enderezar el camino.

En este tiempo de crisis, necesitamos también de profetas que griten en los desiertos áridos de la indiferencia, de la insensibilidad, de la dureza de corazón sembrados de piedras que violentan los pies desnudos de los que luchan contra toda tiranía y caminan hacia la libertad.

¡ENDERECEN EL CAMINO DEL SEÑOR!

2° Domingo de Adviento

El profeta Isaías y Juan el Bautista nos invitan a abrir caminos de luz.

Consuelen, consuelen a mi pueblo; hablen al corazón de Jerusalén, grítenle, que … está pagado su crimen… “Una voz grita: “En el desierto prepárenle un camino al Señor; allanen en la estepa una calzada para nuestro Dios; que los valles se levanten, que montes y colinas se abajen, que lo torcido se enderece y lo escabroso se iguale. Se revelará la gloria del Señor, y la verán todos los hombres juntos, porque ha hablado la boca del Señor. Isaías 40:3-5

CAMINO DE LUZ

¡Qué mensaje tan hermoso y lleno de esperanza para un pueblo que vive cautivo en tierra extranjera y que está sometido a los poderes déspotas de rey de Babilonia!

 

Preparemos hoy un camino de liberación, que las honduras se rellenen, que las alturas se nivelen, que las curvas se enderecen, que las desigualdades se igualen y que la corrupción sea eliminada. “Ha hablado la boca del Señor”

1°Domingo de Adviento. 

Iniciamos este período de Adviento en este momento difícil de nuestra historia. La Palabra de Dios de este domingo nos invita a velar. Hoy más que nunca necesitamos estar vigilando. No podemos vivir como si no pasara nada o hacer como el avestruz que ante un problema pone la cabeza bajo la arena. Preparándonos a la Navidad, hay que despertar a una esperanza viva y ella se manifiesta como indignación moral ante el abuso de poder, la violencia institucional y la mentira erigida en sistema.

“La injusticia me subleva, ciertamente. Y pienso que debería sublevar a todos los hijos de Dios” Pedro Casaldaliga

— 

“Niños, Niñas, Semilla de Esperanza”

El trabajo con la Infancia Misionera que el equipo de animadores está realizando en la parroquia Santa Rita, diócesis de Yoro se está llevando a cabo con la colaboración de los padres de familia. Ellos han sido nuestros colaboradores en todas las actividades que se han hecho. La Infancia misionera está presente en cinco aldeas del sector 3 de nuestra parroquia (Guanchía Cerro, Urraco, Agua Blanca, Sarrosa y Bálsamo) y en cinco comunidades del sector 2 ( Cangrejales, Vertiente, Crucitas, Placido, Capulin).

DSC02129

El 4 de noviembre se realizó la segunda Asamblea de los niños de la IM del sector 3. Todos los niños fueron recibidos por la comunidad de la Sarrosa. Se inició con una caminata en la cual los anfitriones recibían con una calurosa bienvenida a los demás niños y niñas de las diferentes comunidades, con cantos, lemas que distinguían cada grupo, pancartas, instrumentos de percusión que los mismos niños crearon. De esta manera, se les hizo sentir que son protagonistas de la actividad.  Los padres de familia y los animadores los animaron para que pongan en práctica su creatividad.

El lema de esta asamblea fue: “Niños, Niñas, Semilla de Esperanza”

Este lema hace resaltar que ellos, desde su pequeña edad, están evangelizando a su familia. Por eso, son “Semilla de Esperanza” en este mundo tan convulsionado. Confiamos que gracias el acompañamiento que se les está dando, podrán dentro de poco ser adolescentes que harán la diferencia para un mundo mejor.

Esta actividad es muy importante para los niños y niñas. Es una oportunidad para que puedan compartir, conocer a otros niños y niñas de su misma edad o similar; También ellos van aprendiendo que cuando se trabaja en conjunto se puede lograr muchas cosas y que no se podría estando solos.  Aprenden también a ser tolerantes y a poner en práctica todo lo que se les enseña.

Por fin, ellos y ellas se alegraron con el saludo de los niños y niñas de Perú y de Filipinas correspondiéndoles con un saludo desde Honduras. Así van haciendo realidad el lema de la IM: “DE LOS NIÑOS DEL MUNDO SIEMPRE AMIGOS”

niños Infancia, sector 3

DSC00197.JPGGrisel Cabrera, Misionera Laica asociada a la Sociedad de Misiones Extranjeras de Quebec desde enero de 2017, es originaria de Costa Rica.

 

 

 

La misión en familia

En estos dos últimos años, mi esposa Runy y yo, hemos estado acompañando un grupo de Infancia Misionera en la aldea de Urraco de la Parroquia Santa Rita, Yoro. Lo hemos nombrado  “Misioneros de Cristo” con su lema “Siempre Listos”. Como familia , este trabajo nos ha llevado por un camino lleno de  muchos retos,  muchas tristezas y  también satisfacciones. Hemos aprendido a conocer cada una de las realidades de estos niños y niñas que viven  en situaciones de mucha  pobreza. La mayoría vienen de hogares con un alto grado de desintegración familiar. Muchos de ellos no viven con sus dos padres, algunos  viven  sólo con su madre y otros con algún pariente cercano. Quiero comentarles que hay niños que por el trabajo y ocupaciones  de las personas con quienes viven quedan prácticamente solos en sus hogares. Así es el caso de dos de una niña de   9 años que  va a la escuela por la mañana, mientras su  hermano de 5  años queda solo hasta el mediodía hasta que le llega la hora de  ir a clases en el kinder de la comunidad. En otra familia, la mamá tiene que dejar a cargo de su hija de 7 años a  los dos más pequeños cuando ella debe ir a trabajar o realizar cualquier otro mandado e ir al médico. No todos los niños de Infancia Misionera cuentan con esta realidad, pero estos casos son los  más relevantes y hemos decidido compartirlos ya que esto nos llena de mucha compasión y sobre todo nos impulsa a seguir con la misión.

Contamos con el apoyo del consejo de la Iglesia Católica Virgen del Carmen que se ha convertido en esa alianza fuerte para llevar a cabo este proceso de la infancia en esta comunidad.

Para nosotros como animadores, no ha sido fácil debido a la variedad de  compromisos con los que ya contamos, como lo son: los compromisos  familiares, de trabajo y eclesial.

En algunos  momentos hemos sentido cansancio y desánimo. Pero al ver la acogida de los niños y niñas en nuestra llegada a cada encuentro. Al verlos cuando salen corriendo hacia nosotros con mucha emoción,  mencionando nuestros nombres, nos llenamos de mucha alegría, satisfacción  y deseos de seguir acompañándoles, motivándoles para que sean pequeños grandes colaboradores de la Iglesia y puedan crecer en amistad con Jesús.

Agradecemos a Dios, a los padres y madres de familia, por dejar que acompañemos a sus hijos e hijas, a las jóvenes que se encargan de ir a traer y dejar a los niños en sus casas el día del encuentro, al padre Andrés,  a las misioneras Yanira y Grisel que siempre nos apoyan y acompañan en este importante trabajo y hermoso proceso misionero.

antonio y runyAntonio Cruz y Runy Banegas, matrimonio que trabaja en colaboración con los misioneros de la Sociedad de Misiones Extranjeras en la Parroquia Santa Rita,  viven junto a sus dos hijos en la comunidad de El Bálsamo. Antonio  acompaña a la comunidad de Urraco  como Delegado de la palabra, allí junto a Runy y con la colaboración de algunos jóvenes  animan los encuentros de Infancia Misionera.

 

Centroamérica Nuestra

CentroamericaHonduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica conmemoran este día su 195 aniversario de independencia, una fecha que revive aquel histórico 15 de septiembre de 1821 que significó la libertad de los pueblos centroamericanos.

Hoy mas que nunca urge reivindicar esta LIBERTAD, Honduras y sus hermanas y hermanos de Centroamérica, debe seguir soñando con hondear la Bandera de la Justicia y la paz que la harán un pueblo libre.

Les compartimos un poema de Pedro Casaldáliga a nuestra Centroamérica.

Un abrazo lleno de esperanza de parte de todos y todas los miembros y asociados-as a la SME a este pueblo que nos ha acogido.

CENTROAMÉRICA NUESTRA

Como un volcán en ti,
la paz de la Justicia.
Bandera de los Pobres,
como un viento de luchas,
la Libertad, en ti.

¡Centroamérica nuestra!,
toda en dolor de parto,
futura como el Reino,
diaria como el llanto.

Maíz de tierra y sangre, madura, la Esperanza.
Amor en cada piedra, tatuada de Historia.
Tortilla compartida, la Pascua verdadera.

¡Eje del Mundo Nuevo,
Centroamérica nuestra!

Calladla, eruditos, fariseos.
Dejadla en paz, los grandes, invasores.
Veladla, de rodillas, los pequeños.
(Dios la tenga en sus manos, día y noche,
como un pájaro en vuelo).

Que nadie aborte el sueño que late en la montaña.
Que nadie apague el fuego que dora de Promesa
las tiendas del exilio.

Que nadie vista el día
desnudamente nuestro
nace de la noche en Centroamérica.

HONDURAS CLANDESTINA

Honduras, dulce Honduras,
calladamente nuestra,  hermana clandestina,  tus hermanas te llaman.
Todas las caracolas,  todas las garzas libres,  todos los muertos fieles  te llaman al abrazo.
(¡Centroamérica unida, Morazán,  «nuestro amor que no muere»!
¡Por amor de tu vida,  Centroamérica nuestra,  no callaremos más  hasta que rompa  la aurora en tu mirada,
hasta que estalle el sol de la Justicia  en mitad de tu pecho!).

Lempira, yergue el duro  pedernal de tu rostro  contra los invasores.
(Los traidores, Lempira, tú lo sabes,  cabalgan en la grupa del imperio).
Sea otra vez consigna  el Peñón de Cerquín.
Convoca en la unidad  a todos los rebeldes.

Sobre tu paz, Honduras,  la orquídea morada  oficia un prolongado Viernes Santo.
La sangre de Pavón y Landaverde  chorrea de tu boca, reciente de martirios.

Chorrea de tu cuerpo  mucha sangre sin nombre,  Honduras desangrada.
(Las malas Compañías  te han desangrado siempre).
Las bases del imperio, como clavos,  hierran tu pobre carne,  Honduras ocupada, Palmerola,
¡corazón ocupado de América Latina!

… Y, sin embargo, Honduras,
limpias bajan tus aguas  como el alma del Pueblo.
Duros, como verdades, perseveran  los guijarros desnudos, en tu cauce.
La niebla, como un código,  protege tus pinares
y el ritmo cauteloso  de tus hijos mejores.
Cimarrones alzados,  montaraces del día,
en las minas de Olancho  los esclavos despiertan
Los mártires de Olancho  vibran al sol sus palmas.
Tercos de rebeldía,  los huesos de Zelaya  levantan su trinchera.
Guadalupe, el testigo,  ha escrito en muchos ojos  sus huellas solidarias.

Llamas de Dios, unidas,  ocotes de la Iglesia,  crecen tus campesinos.
La Palabra germina en sus silencios.

Forjan los sindicatos  los brazos del futuro.
Campesinos y obreros  entrelazan sus pasos,  «taulabés» de la Historia,  «acortando el camino».

Hondureños, hermanos, ¡sed vosotros!
Grabad en cada piedra  de todos vuestros montes y quebradas  esta sola palabra: Dignidad.
Ponte de pie, en la noche,  y urge la madrugada,
Honduras clandestina.
Sean tuyos los montes,  limpios de mercenarios.
Tuyo sea el maíz,  libre de Compañías.
Sea tuya la vida, liberada.

Sobre tu boca, rota  de miseria y de espanto,  el Padre de los pobres  pondrá un guacal de Pascua,  leche y miel de alegría.
Cosecharás cantando  tu siembra de dolores.
No dirán más de ti «la que no es Pueblo».

La Virgen pequeñita de Suyapa  ha recorrido como una paloma  toda la patria herida, y con su vuelo  ha suscitado un aire de promesas.
¡En el Nombre de Dios,  contra todos los dioses,  amanece en tus cerros la esperanza!

Poema del libro ” todavía estas palabras” de Pedro Casaldáliga,hoy tiene  87 años, Obispo Emérito de San Félix de Araguaia,  Brasil. Conocido como el obispo de los pobres, la voz de los indios, los sin tierra y los más pobres de Brasil. Sus palabras trascienden la Amazonia, su mirada viaja por toda la América empobrecida, su lucha es la paz, la justicia y la esperanza, su vida, El evangelio.

“A los que conmigo dicen de rodillas la Palabra,

a cuantos gritan conmigo  -quizá contra los que callan,  siempre contra los que mienten-,

a los que conmigo emplazan  la lenta aurora del Reino, … todavía estas palabras”.

pedro casaldaliga